Un producto que homenajea a las matriarcas que han cuidado a sus hijos y nietos y han cocinado para ellos, el cual lleva en su interior productos frescos de la huerta mediterránea sin añadidos artificiales. Un proyecto con trasfondo social que colabora con el pequeño agricultor local y que ayuda a nuestros mayores mediante la iniciativa, la “Hucha del abuelo” 

 

La emoción se bebe con la propuesta de gazpacho La Pili. Este producto, que rinde homenaje a esas matriarcas que tanto tiempo han dedicado a cuidar a sus hijos y nietos y a cocinar para ellos, es el resultado de la suma del talento y el ‘know how’ de Eduardo del Fraile (diseñador, ideólogo de novedosos conceptos y especialista en crear productos con gran carga emocional y valor social) y José Antonio Trujillo, descendiente de una saga de hosteleros de origen granadino asentada en Murcia desde hace años que, bajo el sello de Grupo Collados, gestiona actualmente un singular complejo hostelero situado a los pies de la segunda montaña más alta de Andalucía –Collados La Sagra–, el popular Clandestino Coffee junto a la Universidad de Murcia y el exclusivo Collados Beach en La Manga. 

Eduardo ha sido el responsable de la imagen inspirada en su madre, la Pili, abuela y cocinera de una gran familia, y José Antonio ha recuperado una antigua receta casera que ha acompañado a su familia generación tras generación. Entre los dos afinaron el sabor de este gazpacho que evoca tiempos pasados y que está elaborado con ingredientes frescos. Las hortalizas proceden, en su mayoría, de una de las huertas más grandes del mundo, la Huerta de Murcia, de pequeños proveedores que trabajan la tierra de manera sostenible, y en su composición no hay ningún aditivo ni conservante artificial. El resultado es un gazpacho fresco, suave, sabroso y 100 % natural que rompe con el mito de su estacionalidad por su idoneidad en nuestra dieta diaria: ayuda a bajar de peso, posee una gran cantidad de fibra y nutrientes importantes, ayuda a regenerar la piel tras el verano, mejora la circulación y fortalece el sistema inmune, además de ser delicioso y muy útil cuando no se dispone de tiempo para cocinar. 

El proyecto tiene además un trasfondo social que se materializa a través de la colaboración con el pequeño agricultor local –una relación fraguada a lo largo de los años de experiencia de José Antonio en el sector hostelero que contribuye a una economía sostenible en la región–. Además, se ha creado la “Hucha del abuelo”: “de cada botella de La Pili estamos reservando una parte de los beneficios para destinarlos a ayudar a nuestros mayores, ellos que tanto nos han dado. De esta manera, cerramos el círculo de agradecimiento a la generación que nos ha permitido estar aquí, ahora”, explican.

Este gazpacho se puede adquirir en el Supercor, Hipercor y los supermercados de El Corte Inglés.

Leer el artículo completo en la revista