La ilustre tarea de catar no reconoce ‘numerus clausus’. La pasta también se cata. ¿Novedad? Sin duda. El programa “Pasta Sommelier” creado por la empresa Delverde para los consumidores más exigentes llega al mercado español de la mano de su distribuidor Negrini, importadora y comercializadora, desde hace más de dos décadas, de productos enogastronómicos de alta calidad en España y Portugal, y de la Accademia del Gusto, que lideran el mismo. Antes de entrar en profundidad en ese innovador proyecto, un recorrido por la historia de Delverde se torna imprescindible. Una empresa que nació hace 47 años en Fara San Martino, provincia de Chieti, en la región italiana de Abruzzo, cuya producción ostenta la categoría de Premium.
La pasta Delverde toma su nombre del río Verde, cuya agua baja de las montañas de la Reserva Natural de la Majella en dicha región. Este agua pura de manantial es la que se utiliza en el proceso productivo de la pasta que, gracias a sus características de pureza microbiológica y a la temperatura, es ideal para ser empastada con la sémola de grano duro de alta calidad.
Siguiendo la tradición, Delverde produce 130 formatos distintos entre pasta fresca y seca de sémola, al huevo, biológica e integral. Para ello utiliza láminas de bronce y procesos de secado lentos a baja temperatura, que permiten conservar los valores nutricionales y el sabor del grano duro natural, delicado y al mismo tiempo tenaz. Además de otorgar esa textura porosa que tanto aprecian los chefs del planeta. De hecho, la pasta Delverde se exporta a más de 60 países de todo el mundo.