El restaurante ofrece una gran terraza en la que disfrutar de una nueva carta de platos fríos, con capacidad hasta 100 comensales que estará abierta durante julio y agosto

La Parrilla de Arganda, situada al sudeste de Madrid y a tan solo 20 minutos del centro de la ciudad, es la opción ideal para disfrutar de una cocina sencilla y tradicional, con platos “de toda la vida”, honestos y asequibles para todos. Este verano, además de una nueva propuesta refrescante, proponen disfrutar de sus platos en su magnífica terraza acondicionada con capacidad para 100 comensales, que estará abierta durante todo el mes de julio y agosto. 

En las creaciones de este restaurante, las brasas y la excepcionalidad de las materias primas cobran especial protagonismo. Para el verano, proponen su carta de platos fríos con entrantes como su receta tradicional de ‘Terrina de foie Mi Cuit con mermelada de higos y tostas de brioche artesano’; o la ‘Ensaladilla rusa de la abuela’, estrella de la casa, que evoca una receta familiar. 

Entre los platos principales encontramos opciones para todo tipo de paladar, como pescados del día a la parrilla de carbón, así como su chuletón de vaca madurado 40 días de más de 1.200g, ideal para compartir. Y para poner el broche final ofrecen distintas opciones como la ‘Torrija melosa de pan de leche’, una receta clásica que elaboran con formato de pan moderno, o su ‘Leche frita de la yaya con helado de canela’.

El secreto de la calidad de todos sus platos se debe al empleo de materias primas hechas a base únicamente de ingredientes naturales, obtenidos de su huerta propia enclavada en Huerta de Tajuña, en la que cultivan sus verduras y hortalizas. De su huerta también obtienen los huevos de campo que utilizan gracias a las 50 gallinas que se encuentran en este espacio y viven en semi libertad basando su alimentación en una dieta absolutamente natural.

Además, La Parrilla de Arganda cuenta con distintos espacios en los que disfrutar de una agradable comida o cena en un amplio espacio, el cual cuenta con un tradicional bar, una sala con capacidad para 300 personas y hasta 4 reservados que proporcionan privacidad.

Leer el artículo completo en la revista