En el último año, las ventas de leche han crecido un 5% en los hogares pero el sector alerta de que este incremento no compensa la pérdida que han sufrido por las medidas de cierre y reducción de aforo de la hostelería y la restauración

Los españoles vienen demostrando desde hace años que la leche es un ingrediente básico en su dieta aunque en los últimos ejercicios, su crecimiento se había estancado hasta la llegada del confinamiento. La Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) explica que el sector lácteo es el segundo subsector ganadero en importancia sólo por detrás del cárnico. La cadena de producción, transformación y comercialización de estos productos, incluyendo los que vienen de la vaca, la oveja y la cabra, supone una facturación en torno a los 13.000 millones de euros al año, a la vez que genera más de 60.000 empleos directos.

Precisamente con la pandemia se ha visto su importancia en la lista de la compra de los hogares españoles, produciéndose un incremento del 5% en el consumo de leche, llegando a un 7% en el caso de las tradicionales, según datos de Nielsen.

Sin embargo, el sector advierte de que “hay que distinguir el aumento del consumo en los hogares con la situación global del sector” y que “se da la paradoja de que, a pesar del repunte de consumo lácteo que se produjo por parte de los hogares durante los meses de marzo, abril y mayo, la pérdida de ventas en restauración y hostelería no ha sido compensada en absoluto”.

Desde principios de abril hasta mediados de mayo de 2020 los españoles consumieron de media un 20,3% más de leche y productos lácteos (con picos de hasta el 45% de subida) que en las mismas semanas de 2019, pero las restricciones en hostelería y el fomento del teletrabajo con la consecuente pérdida del descanso para el café han supuesto un duro mazazo para el sector, como reconoce FeNIL, que hace que resulte “complicado hablar de perspectivas para el 2021, dada la altísima incertidumbre”.

En España se producen 8,2 millones de toneladas de leche, la mayoría procedente de la vaca, concretamente siete millones de toneladas. Además se comercializan 512.000 toneladas de leche de oveja y 475.000 toneladas de cabra, según datos de 2019.

Leer el artículo completo en la revista