La mayoría de los establecimientos del sector Horeca se han subido de un salto al carro de la digitalización y la inteligencia artificial conscientes de que no es el futuro, es el presente de estos negocios con un impacto muy positivo en su cuenta de resultados

Una pantalla táctil, procesos digitalizados, pedidos y pagos ‘online’, cartas en un QR, comandas automáticas, entregas casi personalizadas… entre otros, se han convertido ya en nuestro día a día cuando llegamos a un hotel o a un restaurante. 

Pedimos a través de la pantalla, hablamos por teléfono, llevamos toda la información privada y laboral en ella, vemos televisión, reuniones de trabajo… y, por supuesto, a golpe de ‘click’ conseguimos nuestra comida preferida, o reservamos la experiencia única del hotel que más nos gusta. Y los responsables de los negocios de hostelería y restauración lo saben.

No sólo eso, el sector Horeca ha sido uno de los que más ha invertido en los últimos años en implementar esta digitalización consciente, en muchos momentos, de que podía ser el único salvavidas para su negocio, como ocurrió durante la pandemia; pero también sabiendo que el modelo de ocio está cambiando y mucho.

De hecho, según el Estudio Digitalización de la Hostelería, más de la mitad de los profesionales de la hostelería tiene claro que digitalizar su negocio es algo muy importante y uno de cada tres, un 35% en concreto, lo ve como algo clave aunque aún no haya tomado medidas para implantar estos nuevos sistemas. Sólo una minoría de los profesionales, un 14%, se muestra reticente a los cambios.

El propio Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) asegura que “en la coyuntura mundial actual, no debemos quedarnos rezagados frente a nuestros países competidores, por lo que no hay más opción que apostar por soluciones innovadoras que nos permitan mantener el liderato a nivel mundial, con la mirada en la sostenibilidad de esta industria, de la sociedad y de nuestro medio ambiente”. 

Su recomendación es clara: “Es el momento de apoyarnos en la tecnología que nos hace ser más eficientes, más competitivos, más sostenibles, que nos ayuda a ofrecer un servicio diferencial y de esta forma conseguir que nuestros clientes quieran volver a disfrutar de nuestro país”.

Leer el artículo completo en la revista