Las copas y vasos que visten las mesas de bares, hoteles y restaurantes apuestan cada vez más por diseños muy trabajados en decoración, lo que recuerda a las cristalerías típicas de principios del siglo XX, que ahora son tendencia

Las modas siempre son de ida y vuelta y no sólo iba a ser en la ropa. La decoración de las cristalerías está mirando hacia el pasado con modelos mucho más decorados y recargados que recuerdan a piezas de otro siglo, pero fabricadas con el detalle y los materiales que proporcionan las últimas tecnologías.

Y es que la cristalería se ha ido asentando en el sector como fuente de inspiración de un estilo propio en las mesas de restaurantes, bares y hoteles al dotar al espacio donde se va a servir la comida de una armonía especial que hace que los dueños de estos negocios exijan cada vez más productos trabajados y diferentes que los distingan del resto de sus competidores hasta en el recipiente que utilizan.

“Después de unos años de uso generalizado de artículos sin decoración, ésta vuelve con fuerza en general. Y la cristalería no es ajena a esta tendencia”, explican desde Villeroy&Boch.

De hecho, Vista Alegre, otro de los fabricantes de cristalería para Horeca, asegura que sus populares ‘Bicos’, una copa cuya referencia ya aparecía en escritos de 1901, vuelven a tomar un fuerte impulso en el gusto actual aunque con algunas novedades cromáticas pero con la fuerza de quien busca lo antiguo como nuevo: “Es curioso saber que en el primer cuarto del siglo XX se consideró anticuado y que hoy está tan de moda”.

En ese mismo sentido se ha movido Paşabahçe Cam, una de las empresas líderes de este mercado, puesto que sus novedades este año están marcadas con una decoración muy visible en las nuevas piezas: “El estilo ‘retro’ ahora está en todas partes, con juegos de ‘whisky’ con apariencia de cristal tallado, platos de aperitivos, tazones, jarras y recipientes para helados”, reconocen..

El tono también ha ido ganando en protagonismo en las nuevas colecciones. Según la distribuidora Exportcave, “sin duda, últimamente el color en la cristalería está teniendo su hueco. El cliente busca algo rompedor, por eso en Giona hemos apostado por la introducción de algunos básicos en diferentes tonalidades”.

Y no sólo hay cambios en decoración, los profesionales de la hostelería exigen materiales cada vez más duraderos y que sean sostenibles o que afecten lo menos posible al Medio Ambiente. “El segmento donde se inserta Vista Alegre valora el diseño pero también la resistencia al choque y los lavados, la durabilidad. Además, con el tema de la sostenibilidad, los materiales reciclables son la gran tendencia ahora en muchos restaurantes y hoteles”, aseguran desde esta compañía.

La durabilidad siempre es un elemento básico que aparece en cualquier innovación en el sector. Vista Alegre tiene claro que “las tendencias las marcan el diseño y los nuevos materiales pero sin olvidar la tendencia de sostenibilidad y asegurando la resistencia que se obliga en este sector, dada la rotatividad y la necesidad de tener piezas que sean duraderas”.

Este último elemento, la cristalería ha ido mejorando a lo largo de estos años debido, entre otras cosas, a la “producción automática de vidrio y cristal que proporciona más resistencia y copas más adecuados al sector Horeca”, añade esta última compañía.

Para Exportcave, “es evidente que la calidad del material con el que se fabrican las piezas es esencial, pero el diseño en este aspecto no es menos importante, ya que puede llegar a determinar los puntos fuertes o débiles en un producto. Por ejemplo optamos por copas en una sola pieza realizadas mediante la tecnología de pie estirado, un aspecto importantísimo para conferir mayor elasticidad y fortaleza frente a los golpes”.

Leer el artículo completo en la revista