Los hermanos Sergio y Roberto Hernández interpretan algunos de los clásicos del tapeo español incorporando sutiles toques de fusión con las cocinas asiática y latinoamericana. La nueva carta de barra está disponible en horario ininterrumpido desde las 13.00 horas hasta el cierre

Tras el éxito de su primer restaurante, Latasia, Sergio y Roberto Hernández, dos chefs formados en la cocina tradicional de culto al producto y maravillados por la despensa y las cocinas foráneas que han conocido en sus viajes, abrieron hace un año su segundo establecimiento en la capital: Taramara. Ahora, el local amplía su propuesta con una carta de tapas en la que recogen algunos de los básicos del tapeo nacional, como la ensaladilla o las bravas y los llevan a su terreno incorporando sutiles toques de fusión con las cocinas asiática y latinoamericana.

La cocina de los hermanos Hernández fusiona, con respeto y armonía, la cocina tradicional española con la asiática y sudamericana. Su querencia por los sabores de siempre y el producto de temporada les viene desde su niñez, aunque se hizo fuerte tras trabajar a las órdenes de Rogelio Barahona. Por otra parte, su pasión por los ingredientes exóticos surge de los diferentes viajes y experiencias que han realizado a lo largo de su trayectoria en diversos países del sudeste asiático y Latinoamérica.

Nutriéndose de todo este bagaje, Sergio y Roberto han renovado esta temporada la barra de Taramara, situada en la entrada del local, con una carta de tapas y raciones en la que parten de recetas típicamente españolas y les dan la vuelta para sorprender al público más viajado. Por ejemplo, en su versión de las patatas bravas utilizan yuca y chiles mexicanos, mientras que en la ensaladilla rusa añaden camarón japonés y mayonesa japonesa, elaborada con mirin, soja y vinagre de arroz, a una base de patata, cebolla y bonito en escabeche casero. El picoteo puede acompañarse de una surtida oferta de vinos por copas, así como de una carta de coctelería enfocada a sabores potentes, exóticos y picantes.

La nueva carta de barra permite disfrutar de una manera rápida e informal y a cualquier hora del día de la cocina de Taramara, ya que está disponible en horario ininterrumpido desde las 13.00 h. hasta el cierre del local.

Leer el artículo completo en la revista