Cerveceros de España advierte que el consumo de cervezas fuera del hogar cayó casi un 37% en 2020 pero pone todas sus esperanzas en que este verano se reactiven las ventas: “Si el sector se recupera, será prueba de que la economía española se recupera también”

Más del 80% de los españoles mayores de edad asegura que la cerveza, en todas sus variedades y sabores, es para ellos la bebida más popular, la de su consumo habitual. Además, su presencia es importantísima en cualquier reunión o acto social en la franja de edad superior a los 24 años, donde es prioritaria. En general, los expertos destacan que la cerveza es una bebida totalmente transversal que engancha a los usuarios independientemente de su sexo, rango social o económico.

Sin embargo, el consumo principal de una rubia, negra o tostada venía unida intrínsecamente a encuentros o salidas en bares, restaurantes y hoteles por lo que la pandemia y los cierres por confinamientos han cambiado la forma de consumo de esta bebida de forma histórica.

Según el “Informe Socioeconómico del Sector de la Cerveza en España” para el año 2020, publicado por Cerveceros de España y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el consumo de este fermentado fuera del hogar pasó del 70% al 44% del total en España, lo que supone una fuerte caída para un producto que camina de la mano del sector Horeca. De hecho, por primera vez en su historia el gasto para consumo de cerveza en la vivienda superó al que se realizó en los bares, terrazas y restaurantes en más de 12 puntos, llegando al 56% del total lo que supone un incremento del 29% respecto a los meses anteriores a la pandemia que, desafortunadamente, no llegó a compensar la caída que se sufrió en la hostelería y la restauración.

Carlos Gutiérrez, maestro cervecero de Mahou San Miguel, tiene claro que en este último año lo que ha cambiado mucho es “la forma y, sobre todo, el lugar donde consumíamos la cerveza”. “Durante el tiempo que estuvimos confinados o con restricciones en la hostelería, se trasladó el consumo a los hogares y vimos también cómo crecía la elección de cervezas de especialidad y premium, haciendo de ese momento cervecero una experiencia que nos permitía evadirnos un poco de la realidad del día a día”, explica Gutiérrez.

Sin embargo, este experto en nuevos productos se muestra optimista sobre el futuro del sector y de su consumo: “Ahora, afortunadamente el contexto es otro y tenemos ganas de volver a disfrutar de momentos de encuentro con los nuestros en bares y restaurantes. Esa caña compartida con amigos o con la familia nos sabe siempre mejor, nos hace sentir bien, y eso es algo insustituible”.

Leer el artículo completo en la revista