El grupo Larrumba y Carlos Moreno se han unido en una nueva coctelería en Madrid, Catarsis, que promete, sobre todo, romper los moldes y convertir el trago en una experiencia única

Ha abierto sus puertas hace apenas unos meses (el pasado 17 de septiembre fue la inauguración oficial) pero Catarsis nace con dos ingredientes que son un seguro de éxito: los ‘bartenders’ Carlos Moreno y Raquel Espolio y el Grupo Larrumba de apoyo.

La idea nació a mediados del año pasado en la cabeza de un “loco” de la coctelería, de las mezclas, del teatro, de la vida… Carlos Moreno quería un espacio que fuera él al cubo y cuando le llega la propuesta de mano de uno de los grupos gastronómicos punteros en Madrid, no se lo pensó.

“Después de inaugurar dos espacios y de trabajar mucho en las barras, quería tener algo más canalla, más informal y más dedicado a la coctelería”, explica el ‘bartender’.

Le costó un poco convencer a sus socios de que el nombre tenía que ser “Catarsis” pero en cuanto les explicó el concepto de lo que quería hacer entre esas paredes, le compraron la idea porque, insiste, él cree precisamente en eso.

“Yo estudié teatro en la escuela de Cristina Rota y ahí los fines de semana siempre se interpretaba una obra que es “Catarsis”, es decir, la purificación del alma. Tiene muchos significados, pero de lo que se trata es de eso precisamente, purificar el alma a través de una experiencia”. Y este local promete muchas, y diferentes, modernas y clásicas, de creación propia y de las de toda la vida.

De hecho, la oferta de la barra se dividen en dos cartas: “Hay una de autor, mucho más vanguardista y donde está todo nuestro espíritu creativo; y otra con la que damos, en el mismo espacio, pasos hacia atrás para ofrecer una coctelería clásica”.

Eso sí, el cliente sabe a lo que va cuando elige ponerse delante de Carlos Moreno y la venta de cócteles podría dividirse entre un 75% de peticiones de autor y un 25% de tragos más clásicos.

“La mayoría me conoce y sabe que llevo mucho tiempo haciendo mis cosas… cosas raras, y van buscando un poco eso”, asegura el ‘bartender’.

Otro efecto de esta catarsis que prodiga Moreno es que pese a sus intentos pasados, en esta ocasión ha optado por una coctelería clásica de verdad, sin ‘twist’ ni vueltas. “Durante muchos años le dábamos un giro a la coctelería clásica pero ahora estamos tratando de respetarla al máximo. Ser muy “locos” en las propuestas de autor y muy clásicos con las otras”.

Aunque llevan poco tiempo abiertos ya pueden señalar cuáles son los ‘top’ de la carta de cócteles. “Hay varios tragos estrella como ‘Zipi y Zape’, ‘De Madrid al cielo’ o ‘Burbujas de la pasión’. Y entre los clásicos, la gente opta sobre todo por el ‘Pisco Sour’ y el ‘Old Fashion’”, explica Carlos Moreno.

Pero la catarsis de Catarsis empieza por ella misma y casi cada semana. La intención es cambiar las cartas cada cuatro o cinco meses pero es difícil tener atada la creatividad de este ‘bartender’ que se ha sacado de la manga una nueva forma de sorprender cada mes a sus clientes.

“Tenemos pensado hacer 12 minicartas con cuatro cócteles cada una y que tengan una relación temática entre sí. Sería algo así como los cócteles del mes y un tema común en plan el circo, el amor… no sé aún. Empezaremos a finales de este mes de enero pero no está decidido cómo porque quiero que sea algo coral, algo en lo que mi equipo participe”, aclara.

Leer el artículo completo en la revista