Las mermeladas artesanas que se pueden encontrar en las tiendas Coalla son naturales, suculentas y con un precioso diseño. En su búsqueda de la excelencia, Coalla va atesorando pequeñas joyas gastronómicas de todo tipo: vinos, quesos, conservas y, por supuesto, mermeladas

En Coalla miman al máximo cada detalle y sus productos están escogidos con sumo cuidado: son muy especiales, con sabores muy auténticos y una historia que contar.

Sus mermeladas artesanas hablan de un territorio tan único como los ingredientes que las conforman: las hay de kiwi, albaricoque, melocotón, pimiento, tomate, compota de manzanas asturianas… Veinticuatro sabores que van cambiando en función de la época del año, ya que en su elaboración sólo se emplean frutas y verduras de temporada. Se pueden utilizar para dar el toque ‘gourmet’ definitivo tanto a platos dulces como salados: mermelada de melocotón como cobertura de un bizcocho recién hecho, compota de manzanas asturianas sobre una tosta de Cabrales o bien canelones de berenjena con mermelada de tomate. Este lujo gastronómico es apto para todos los paladares, porque al no contener gluten también es apto para celíacos.

En las tiendas Coalla se pueden encontrar ingredientes de muchísima calidad que sorprenden a los buscadores de aquello que marca la diferencia, desde vinos hasta quesos y conservas. La pasión infinita y el buen hacer del equipo han convertido este innovador concepto gastronómico, con la posibilidad de degustar los productos en tienda creando divertidas combinaciones, en una referencia ‘foodie’ imprescindible a la que seguir la pista.

Leer el artículo completo en la revista