El barman de Tepic que introduce a México en las copas

Cambió el mundo de la administración y finanzas por la hostelería. Aquel no le daba la felicidad que anhelaba, y la encontró con la coctelera en mano.   

Su trayectoria en esta su “otra” profesión viene de muy atrás, allá por el año 2007-2008, cuando empezó a conocer el campo de la hostelería durante su periodo transcurrido en La Posada de Jimena, ubicada en Jimena de la Frontera, ciudad natal de este barman, que hoy es el director del restaurante Tepic. Uno de los mejores representantes de lo que es actualmente la cocina en México y único mexicano en Madrid con el sello ‘Bib Gourmand’, con el que la Guía Michelin reconoce las grandes experiencias gastronómicas con una buena relación calidad-precio.

No obstante, después de aquella experiencia en la posada, Javier Quiñones continuó con su formación administrativa, trabajando en el sector bancario durante tres años, pero compaginaba su trabajo como barman y jefe de sala en el Hostal El Anón. Un local mítico de Jimena de la Frontera, como él mismo define. Allí aprendió mucho y realizó pinceladas en la barra, haciendo cafés especiales, cócteles…, como aprendiz. Entonces, se despertó en él el gusanillo por la profesión hostelera pero, dejándola de lado, nuevamente siguió su camino administrativo, profesionalizándose en el mundo bancario. Pero, se dio cuenta que eso no era lo suyo. “Pasé de cobrar comisiones a ver sonrisas en los clientes con buenos cócteles y disfrutando de una experiencia”, como él afirma. Y emprendió rumbo al Reino Unido trabajando en los establecimientos hoteleros de la familia Martin Miller’s, donde conoció la hostelería clásica y comenzó a profesionalizarse. 

Leer el artículo completo en la revista