restaurante-banzai

El sake puede ser algo más que un complemento a una buena comida japonesa. El restaurante Banzai ha abierto una barra especial con cócteles creados directamente para maridar con sus mejores platos en cualquier momento de la comida

Si alguien escucha la palabra ‘whisky’, su mente vuela instantáneamente a Escocia o si no, a Irlanda o Estados Unidos. Pero no es fácil pensar que hay ‘whiskies’ japoneses de calidad y que maridan genial con los últimos platos de la cocina nipona.

El restaurante Banzai, en pleno centro de Madrid, ha querido ampliar su oferta gastronómica con una barra de sake y una nueva carta de cócteles a la japonesa, muy creativos y perfectos para acompañar propuestas como sus cinco tempuras, los ‘niguiris’ flambeados o las especialidades a base de atún.

Desde hace casi seis años, abrió en 2012, este local siempre ha apostado por comidas y bebidas genuinas del país del Sol Naciente. Se ha convertido en un templo para los amantes del ‘sushi’ que valoran las cuidadas materias primas que utiliza y la imaginación de su cocina a la hora de ofrecer nuevas elaboraciones.

Con esa oferta de platos, la bebida no podía quedarse atrás y su apuesta más reciente es, precisamente, una carta de bebidas auténticas, con destilados japoneses y cócteles de propio cuño que muestran la madurez de su propuesta en Madrid.

El nuevo Sake Bar estrena una carta con una amplia variedad de esta bebida típica de Japón y muchas veces desconocida tanto en su origen como en su ritual por parte de los comensales. ‘Sake’ literalmente significa “bebida alcohólica” aunque se utiliza popularmente para referirse al destilado de arroz. Si se investiga un poco, el cliente es consciente de que hay muchas variedades que el restaurante Banzai quiere rescatar, en algunos casos, con botellas muy exclusivas y especiales.

Mucho se ha debatido sobre el origen del ritual del sake, pero la mayoría lo fecha en el siglo II en Japón donde al principio se masticaba el resultado de la fermentación hasta que grandes empresas, que continúan en su mayoría produciendo la bebida, se instalaron con permiso del emperador en el siglo XIX.

Entre lo que se puede pedir en el local, destaca el sake MIO, un sake espumoso de nueva creación, muy ligero, refrescante y perfecto para tomar como aperitivo; también el Kazeyo Mizuyo que, elaborado con tres variedades de arroz distintas, es ideal para acompañar mariscos o entrantes, pero se puede disfrutar también del Kagatobi (muy frutal).

Además, esta barra especial no ha querido olvidarse de los más Premium y ofrece a sus comensales el Shochu Jun, una mezcla de once tipos de ‘shochu’ añejados en barrica, y el Shochu Hamada, elaborado con batata de Kagoshima (EEUU), arroz malteado y agua obtenida del fondo del mar. Este último está muy recomendado para tomar con pescado crudo y las tempuras, dos de las especialidades de este restaurante nipón.

Con esta innovación en la carta, los responsables buscan cubrir todos los tipos de sake más importantes de Japón y todos los momentos de la comida en la que se puede disfrutar del ritual: al principio y al final, con pescado o en plena ceremonia del té.

Aunque como no sólo sake bebe el japonés, el nuevo servicio bar de Banzai ha querido apostar también por las tendencias más internacionales e incluir una oferta de destilados entre las que se encuentra una selección de ‘whiskies’ japoneses.

Leer el artículo completo en la revista