Gracias a las expediciones de los colonos españoles a América, en concreto al cuarto viaje que Cristóbal Colón llevó a cabo en 1502, según apuntan los expertos, los europeos, y más tarde los habitantes de otros continentes, disfrutamos desde hace siglos de un exquisito manjar al que denominamos chocolate. Un alimento tan apreciado mundialmente, que ha inspirado pasajes en los cuentos como la deliciosa casa de chocolate que aparece en Hansel y Gretel, a la cual todos hemos soñado hincarle el diente alguna vez. Y que también se ha convertido en protagonista indispensable del primer desayuno del año, haciendo de esta práctica algo tan popular como tomar las doce uvas. El objeto del reportaje es aún más concreto, y es que la evolución en lo que a productos derivados del chocolate se refiere ha sido imparable desde su descubrimiento. Por eso, desde Bar Business hemos querido ofrecerles una panorámica del mercado de las bebidas de chocolates frías y calientes, la forma líquida de beber este delicioso alimento.
Para empezar, las empresas son defensoras de los múltiples beneficios de este alimento tanto si se trata de chocolate a la taza como en batido. Así lo señalan por ejemplo desde Chocolates Valor “el chocolate a la taza es rico en magnesio, hierro, calcio, potasio, yodo, zinc y vitaminas del grupo B. En definitiva, se trata de una bebida completa y al mismo tiempo placentera”. Desde el Grupo Lactalis, por ejemplo, afirman que “los dos principales ingredientes que contienen estos productos son leche y cacao. Esto hace que nutricionalmente sean muy beneficiosos. La leche aporta principalmente calcio, mientras que el cacao elimina la fatiga, mejora la concentración y produce sensación de saciedad”. Desde Calidad Pascual añaden que “los batidos son bebidas que pueden incluirse perfectamente en la dieta variada y equilibrada de cualquier niño, puesto que se trata de productos nutritivos cuyo principal ingrediente es la leche y son una importante fuente de proteínas y calcio por lo que contribuyen al desarrollo de los huesos y aportan la energía que necesitan”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista