La comunidad de cocteleros llega ya a casi toda Europa, EE.UU., Rusia y Australia y busca seguir creciendo y fomentando las experiencias de estos profesionales con el licor alemán

La comunicación y los secretos compartidos son dos de los aspectos que más han hecho crecer a los profesionales del mundo de la coctelería. La forma de crear tragos se aprende de observar y hablar, de unirse, de compartir experiencias. Con ese objetivo, Jägermeister creó en 2011 Hubertus Circle, una red de barmen de países del mundo que se ha convertido en un foro perfecto para discutir y descubrir la riqueza de matices que puede aportar este licor a la coctelería.

El creador de este licor Curt Mast era un apasionado de la caza. Por eso, eligió el nombre de Jägermeister, “maestro cazador” en alemán, y como logo la imagen de la cabeza del ciervo con la cruz entre las astas que protagoniza la leyenda de San Huberto patrón de los cazadores y que da nombre honorífico al Hubertus Circle.

En los primeros años de su nacimiento, esta red se asentó en Alemania con más de un centenar de miembros. Pero ya en 2013 empezó a expandirse, llegando a España y a EE.UU. en 2016. Concretamente, Hubertus Circle está en Reino Unido, Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Austria, Suiza, Eslovaquia, República Checa, Irlanda, Países Bajos y Francia, Estados Unidos, Rusia y Australia. Y con vocación de seguir: “El objetivo es crecer en número de países miembros así como de representantes por país. Por el momento no hay miembros del programa en los mercados latinoaméricanos pero se está considerando de cara al futuro”, asegura Cornelia Sutor, coordinadora del programa Hubertus Circle a nivel global.

Una de las misiones de esta red de encuentro es apostar por el talento de los jóvenes y fomentar la experiencia compartida entre los ‘meisters’ del ‘mixing’. Es una buena forma de que conozcan la calidad de un licor compuesto con 56 ingredientes, que madura 12 meses en barrica y que pasa por 383 controles de calidad, elaborado en base a una receta casi secreta, que sólo conocen cinco personas en el mundo.

Dentro de la agenda anual de Hubertus Circle, se busca que los profesionales puedan explorar todas las posibilidades de Jägermeister dentro de la coctelería. “Es clave para nosotros ver hasta qué punto los ‘bartenders’ incorporan Jägermeister a sus bebidas de una forma natural, cómo es aceptado como ingrediente. Hace 8 años, no era tendencia usar ‘bitters’ ni espirituosos de ese perfil”, explica Nils, el ‘brand ambassador international’ de la marca.

Los defensores de esta bebida aseguran que sus cualidades y su versatilidad lo convierten en una base muy buena para las innovaciones de los ‘bartenders’ de la nueva coctelería.

Hubertus Circle busca precisamente que sean los mismos profesionales al compartir sus experiencias y conocimientos los que vayan expandiendo el uso de Jägermeister cada vez en más combinados y nuevas propuestas. El ‘brand ambassador international’ de la marca asegura que “es frecuente que se utilice para modificar la estructura y el cuerpo de las bebidas a las que se incorpora. Pero también se usa como ‘spirit’ base”.

Una de las apuestas de las formaciones de Hubertus Circle y de la propia marca es que este licor se combine con “sabores e ingredientes regionales y locales, que predominen en la cultura”. “Por ejemplo en países nórdicos se están preparando bebidas con agua de abedul. En Rusia con semillas de abeto y en España, hay ‘spirits’ como el vermú o el Jerez”, aclara Nils.

Desde Jägermeister, existen altas expectativas con respecto a la generalización en el uso de este licor en los mejores cocktails bars dentro de nuestra geografía, en línea con la evolución de la escena de bartending en España. “Aquí hay potencial suficiente como para que se cree un estilo y forma de expresión en coctelería propiamente española. Y, por supuesto, esperamos participar en este viaje de la mano de los miembros de Hubertus Circle”, concluye Nils.

Leer el artículo completo en la revista