La recién nacida Cerveza Marbella, la marca de cerveza artesana referencia de la ciudad malagueña, lanza dos variedades: Lager Pilsner y American Pilsner, perfectas para acompañar tanto el aperitivo como carnes a la brasa y pescados al horno. De baja graduación alcohólica, sabor suave y carbonatación fina.

Francisco Arvilla de Caralt e Ignacio Navarro son amigos de toda la vida. Amantes de la cerveza y con sólo 23 años, sabían que su futuro profesional estaría ligado a su gran pasión y a su amor por la ciudad en la que han vivido casi toda su vida. El resultado ha sido Cerveza Marbella, una firma de cervezas artesanas que rinde homenaje a la ciudad malagueña.

Tras varios años en busca de la fórmula exacta, los dos jóvenes presentan en Marbella y en Madrid su receta original con el objetivo de convertirse en la referencia de quienes prefieren los sabores suaves pero apuestan por una opción artesanal. Su carbonatación fina permite el sorbo fácil a cualquier hora del día, un suave burbujeo que recuerda a la brisa marina y que promete refrescar y ser el perfecto acompañamiento tanto del aperitivo como de los platos fuertes, como carnes a la brasa o pescados al horno. Cerveza Marbella es un tributo a la ciudad costera en sí misma, tanto que el diseño de las botellas de vidrio negro de 33 cl está inspirado en el popular faro blanco con franja roja proyectado por Antonio Molina en 1861. La etiqueta se dispone en forma de franja espiral azul, en alusión al color del Mar Mediterráneo que baña la costa marbellí, en la variedad Lager Pilsner, y de color siena, como la arena de sus playas, en la American Pilsner, sus dos primeras referencias a las que se unirán próximos lanzamientos.

Marbella Lager Pilsner, de tonalidad dorada, muy transparente, es el resultado de una fermentación baja en frío y su graduación alcohólica es de tan sólo 5,2%. Sus sabores herbáceos y florales hacen que maride con platos fuertes, como carnes a la brasa y pescados al horno. Se recomienda servir a una temperatura entre 2 y 4 º C y en copa, llena sólo un tercio de su capacidad, para así apreciar sus aromas ligeros a dulces de miel, equilibrados con flores procedentes del lúpulo. Marbella American Pilsner, de color dorado oscuro, es el resultado de una fermentación baja en frío, tiene un sabor suave, con aromas de lúpulos americanos y una graduación alcohólica de 5,4%. La temperatura ideal a que ha de ser servida es de entre 4 y 6 º C y siempre en copa, llena también sólo un tercio. Con estas fórmulas, elaboradas a partir de ingredientes naturales (agua, malta de cebada, lúpulos y levadura), Cerveza Marbella quiere consolidarse como la cerveza artesana referente de la ciudad y llegar también al paladar de los madrileños.

Leer el artículo completo en la revista