Tras In Dreams, Edu Gutiérrez montó Harvey’s para seguir alimentando sus obsesiones: la música y la coctelería norteamericanas. Madrid sigue disfrutando de este bar que es un viaje en el tiempo pero que no deja de evolucionar en el trago

Si hay un cóctel bar diferente en Madrid, uno que se parezca a pocos y que, a pesar de ello, sea aún un desconocido por muchos, es Harvey’s. Siendo ya un veterano de la escena, después de llevar abierto en la populosa calle Fuencarral desde hace más de una década. Pero el carácter algo tímido y ajeno al estrellato de su ‘alma mater’, Edu Gutiérrez, un hombre de fuertes pasiones sustentadas aquí en la música y la coctelería estadounidenses, marca el estatus de esta criatura ‘rara avis’. En realidad, Edu marca Harvey’s al completo. Así, el cuadro que preside el local, pura declaración de intenciones, sustituye al actor James Stewart por nuestro invitado junto al conejo invisible Harvey que dio nombre a la película de los años cincuenta. 

No es ni mucho menos el único guiño a la cultura americana de esa época. Nueva York como centro del mundo y de las bebidas, el pionero del cóctel Jerry Thomas, los sabores de Nueva Orleans, terciopelos rojos y destellos dorados, recuerdos de la prohibición y del imaginario ‘speakeasy’… Todo en Harvey’s destila poso de aquel país y sus mitos que forjaron los gustos de Eduardo, madrileño de 41 años que fuera habitual de la noche en el barrio de Malasaña y de los conciertos garageros a finales de los noventa. 

Leer el artículo completo en la revista