Blue Frog desembarca en España de la mano de AmRest, uno de los mayores grupos de restauración del mundo. Una propuesta donde disfrutar de la buena comida americana, bajo el lema de la innovación, diversión y sociabilidad

La comida americana, en contra de lo que popularmente se conoce, no sólo se compone de hamburguesas o perritos calientes aunque estos platos sean queridos por todos. Y para demostrarlo y romper ese falso mito, acaba de desembarcar en España Blue Frog, tras haber triunfado en la moderna ciudad de Shangai durante años. Allí fue donde un emprendedor americano con más de 18 años de experiencia empresarial abrió el primer local de este tipo en 2003. En la actualidad, son ya 40 los restaurantes repartidos alrededor del mundo.

Blue Frog es una marca internacional que pertenece al mayor operador de restaurantes independientes de Europa Central y del Este: AmRest, que gestiona más de 1.200 locales y 30.000 empleados en 13 países de las enseñas de la comida americana más conocidas como Pizza Hut, KFC o Burger King, entre otras, siendo además propietario de la marca La Tagliatella, líder destacado en el sector de la restauración italiana en España, que cuenta con presencia internacional en Francia, Alemania y Portugal. En 2012, AmRest adquirió dos marcas únicas que operan en China: Blue Frog y Kabb.

Ahora, con su primer local en Madrid, que también es el primero en Europa, la empresa tiene ambiciosos planes de expansión en la capital y en otras ciudades de España. “Queremos seguir apostando por Madrid, pero además tenemos previstas otras aperturas en grandes ciudades como Barcelona o Valencia, donde pronto podremos ofrecer a sus ciudadanos una nueva experiencia de disfrute alrededor de la comida americana”, cuenta Fernando Olivares, director de ‘marketing’ de Blue Frog.

Olivares también adelanta que pronto habrá más aperturas en otras ciudades europeas dentro del plan de expansión de AmRest. “Nos sentimos muy orgullosos de que Blue Frog haya abierto su primer restaurante en Madrid porque este hecho demuestra que el mercado español es importante para AmRest y contempla buenas expectativas de crecimiento. Estamos seguros de que muy pronto la marca dará el salto a otras ciudades europeas y ya sabemos que la primera de ellas será Polonia”, afirma.

El posicionamiento y oferta de Blue Frog encaja perfectamente con el ‘leitmotiv’ de AmRest de hacer la vida y las experiencias en restaurantes más divertidas, a través de una oferta culinaria completa, innovadora y de primera calidad, con una excelente relación calidad-precio, un servicio dinámico y muy profesional y un ambiente atractivo e inspirador, orientado a potenciar las relaciones sociales. “Romper los tópicos de la percepción de la comida americana en nuestro país y ofrecer un espacio de ocio donde divertirse con música, cócteles, picoteo o comida de calidad a precio razonable es el objetivo de Blue Frog”, afirma Malena Pato-Castel, presidenta de AmRest para España.

Según Olivares la cultura de AmRest se basa en el “todo es posible”. Y para hacerlo realidad, añade el director de ‘marketing’, “cada día 30.000 empleados ofrecen comida deliciosa y un servicio excepcional a precios asequibles en 13 países. Por supuesto siempre con dedicación y entusiasmo para ofrecer a miles de clientes una experiencia única y excepcional en todas y cada una de nuestras marcas”.

Sobre la posibilidad de que Blue Frog sea explotado bajo el régimen de franquicia, la visión de Pato-Castel es rotunda: “Estamos convencidos de que es un concepto susceptible de ser explotado de esta manera. Está en nuestros planes a medio plazo, pero las primeras unidades serán operadas directamente por nuestra compañía”.

Este nuevo restaurante, que cuenta con una inversión de 800.000 euros, 500 m2 y un aforo superior a 250 comensales dentro del Centro Comercial Parquesur de Madrid, llega con una propuesta de ocio rupturista para todos los públicos. La idea del local es que los interesados puedan disfrutar en cualquier momento del día de un menú inspirado en la comida actual americana, pero elevando la percepción que se tiene sobre este tipo de gastronomía.

Leer el artículo completo en la revista