La compañía crea un completo protocolo con medidas de higiene y seguridad que se implementará en todos sus locales de forma inmediata; medidas que se unen a las ya anunciadas para apoyar a sus franquiciados durante la crisis del COVID-19 y su posterior recuperación

El Grupo Restalia cuenta con un modelo de negocio que, como afirman, garantiza el contacto 0 donde no hay servicio de mesa, la mayoría de los productos se consumen sin necesidad de cubiertos, y en los de consumo con cubiertos, éstos son desechables; los clientes se llaman a través de megafonía, muchos productos no se manipulan en los locales porque están preparados de origen eliminando así cualquier tipo de patógeno, los productos son de consumo rápido y hay una alta rotación de mesas con lo que se evitan las colas en los locales y hay zonas individualizadas de entrega de producto sin contacto; la seguridad y la higiene se ve incrementada en todas las enseñas creadas por la compañía.

La compañía sigue apoyando a sus franquiciados con el objetivo de superar la crisis económica que ha supuesto la pandemia mundial COVID-19 lo antes posible y ha creado un protocolo con nuevas medidas de higiene y seguridad que se implementará durante las próximas semanas en todos los locales de 100 Montaditos, La Sureña, TGB The Good Burger, Pepe Taco y Panther Juice & Sandwich Market de España.

Belén Martín, Directora General de Restalia, manifiesta: “Desde Restalia queremos abanderar la recuperación de la restauración organizada gracias a nuestra operativa de contacto 0 y a través de medidas que permitan tanto a los empleados como a los consumidores disfrutar de nuestras marcas con total seguridad”. 

La compañía quiere que sus franquiciados sean los primeros en retomar la normalidad y abrir las puertas de nuevo según el plan de desescalada. Por ello, Grupo Restalia se encuentra inmerso en la implementación de una serie de medidas que van desde la utilización de termómetros, geles hidroalcohólicos, guantes, mascarillas y pantallas por parte de empleados y clientes, hasta la implantación de sistemas de limpieza y desinfección de materiales, superficie y aire, mamparas protectoras, así como vinilados y cintas de marcado para asegurar la distancia de seguridad. Habrá zonas reservadas para el ‘take away’, así como para la entrega de pedidos de los proveedores. Se retirarán los llamadores, todo se hará por megafonía, y se eliminarán los servilleteros y cartas de mesa, así como los dispensadores de salsas o bebidas, ya que todo saldrá de cocina.

Estas medidas se unen a las ya anunciadas inmediatamente después del inicio del estado de alarma, y la creación de Departamento de Soporte y Apoyo Restalia para atender e informar de las medidas a adoptar en cada momento, así como para asesorar a los franquiciados acerca de diversos asuntos como la gestión del personal, cierre de establecimiento decretado por las autoridades, moratorias de alquileres, ayudas públicas, etc. “En Restalia estamos trabajando de manera incesante para brindar todo el apoyo que nuestros franquiciados necesitan, aliviándoles ante la incertidumbre causada por el coronavirus y ayudándoles para retomar la normalidad en cuanto sea posible”, afirma la directora general.

Restalia mira al futuro con optimismo y con la estrategia decidida de seguir abriendo locales en España, a la vez que apuesta por la innovación a todos los niveles: desde la creatividad de nuevos conceptos a la modernización de la operativa pasando por la forma de comunicación con los clientes.

Leer el artículo completo en la revista