Analizamos la reactivación post-Covid del Grupo Oter, veterano de la restauración madrileña con sus 25 restaurantes de tradicional cocina de mercado. Casi 50 años después de su fundación, el grupo hostelero afronta el desafío de abrir sus terrazas y comedores garantizando un equilibrio entre las medidas preventivas y la calidad del servicio y de la propuesta gastronómica

El sector de la hostelería trata de salir poco a poco del letargo obligado. Tras casi tres meses con la maquinaria parada no es sencillo volver a ponerse en marcha, más cuando las circunstancias no son las mismas de antes y obligan a adecuarse a una situación todavía anómala. Nos fijamos en el Grupo Oter como modelo de reactivación post-confinamiento. Este veterano grupo hostelero familiar, con 25 restaurantes ubicados todos en Madrid, ha ido dando pasos conforme la evolución de la pandemia ha permitido implementar las primeras medidas de negocio. Así, el ‘take away’ y el servicio de ‘delivery’ anticiparon la apertura de las terrazas hasta, en la recta final de la desescalada, una vez la capital entró en Fase 2, abrir algunos comedores interiores con aforo reducido como preámbulo de la nueva normalidad.

Pero estas aperturas suponen un gran esfuerzo humano y logístico. Incluso para un trasatlántico como el Grupo Oter, con 47 años de experiencia a sus espaldas. Concretamente a las de don Gerardo Oter, fundador de la empresa una vez se atrevió a abrir en el barrio de Salamanca su primer establecimiento, El Barril, con tan sólo 25 años. A los 17 había llegado a Madrid con el sueño de abrir un restaurante con productos de extrema calidad y un esmerado servicio en sala. Todavía en forma, don Gerardo sigue asumiendo el liderazgo con la ilusión de aquellos primeros momentos. Eso sí, en estas casi cinco décadas de trayectoria, el grupo ha tenido que lidiar con todo tipo de contingencias, pero ninguna tan peliaguda como la que implica un cierre total y prolongado en el tiempo. Con la vista puesta en un futuro optimista, más allá del estado de alarma y en previsión de recuperar la confianza del público consumidor, el Grupo Oter no tiene intención de cerrar ninguno de sus restaurantes.   

Medidas preventivas contra el Covid-19 en los restaurantes del Grupo Oter

A las recomendaciones generales facilitadas desde el principio de la pandemia de lavado frecuente de manos con agua y jabón o solución de alcohol, distancia social de al menos un metro o de protección de toses y estornudos, el Grupo Oter cuenta con una exhaustiva batería de medidas encaminadas a eliminar lo más posible el riesgo del virus en sus restaurantes. Personal, proveedores, cadena de frío, desinfección de vajilla… 

Leer el artículo completo en la revista