El concepto de ‘brasserie’ andaluza Bibo llega a la ciudad qatarí adaptando su oferta a los clientes locales. Grupo Dani García empieza su etapa de expansión y crecimiento inaugurando el primer Bibo fuera de nuestras fronteras, al que le seguirán otros en Estados Unidos y Europa

El chef Dani García ha inaugurado Bibo en Doha, dando comienzo a una nueva etapa de expansión y crecimiento del Grupo Dani García.

Grupo Dani García es la primera sede fuera de nuestras fronteras del restaurante Bibo, el restaurante cosmopolita que nació en Marbella, y está ubicado en el hotel St. Regis Doha, un complejo hotelero de lujo. Como ocurre en el resto de los restaurantes del concepto, ofrece sabores andaluces renovados y elaboraciones internacionales adaptadas por el chef en un ambiente cosmopolita y divertido.

En la carta de Bibo Doha los platos icónicos del chef son los protagonistas, como por ejemplo las tapas: brioche de rabo de toro, su famosa ensaladilla rusa y una versión de la tortilla de patatas con salsa brava. No faltan su exitoso gazpacho de cerezas, elaboraciones con atún rojo de almadraba, platos con inspiración andaluza como la fritura de lubina en adobo o los langostinos Robuchon. Como guiño a Italia y su etapa en Nueva York, el chef ofrece una selección de ‘pizzas y de platos en crudo, como las ostras y los ‘tartares’, y entre los postres destacan el emblemático Sol de Marbella y su ‘cheesecake’. Como novedad y adaptándose al público local, Bibo Doha también ofrece platos inspirados en la región del Medio Oriente, con el uso de especias, almendras, miel y azafrán.  Al mando de los fogones y como chef ejecutivo del proyecto está Santiago Guerrero, miembro elemental del Grupo Dani García que se encargará de consolidar la marca en esta ciudad abierta al mundo y con interés culinario, compartiendo así la cocina, cultura y hospitalidad españolas con el público qatarí y sus visitantes.

La decoración de Bibo Doha, al igual que el resto de proyectos del chef, ha corrido a cargo del estudio de Lázaro Rosa-Violán. La entrada se presenta como una plaza llena de vegetación y bancadas que simulan la calle y no faltan detalles ya presentes en otras sedes de Bibo, como el alumbrado que recuerda a la feria de Málaga y globos aerostáticos como ocurre en su versión madrileña.

 

Leer el artículo completo en la revista