Omar Caruso y Marco Ampolo son dos amigos y socios italianos que se conocieron cuando cursaban una beca erasmus en España y decidieron abrir un restaurante en nuestro país. Grazie Mille lleva diez años abierto ofreciendo los mejores platos italianos en Madrid bajo el concepto ‘kitchen bar’: auténtica cocina italiana en clave moderna

Para los descreídos del sistema erasmus, ese año en el que los estudiantes europeos viajan a otro país comunitario para conocer las diferentes costumbres y el idioma de otro país, esta es la historia de Omar Caruso y Marco Ampolo, dos jóvenes italianos que después de hacerse amigos mientras disfrutaban de esta beca en España, concretamente en Madrid, decidieron hacerse socios y montar un restaurante italiano en la capital: Grazie Mille.        

Cuenta Caruso que todo surgió como un juego entre ambos, pero que poco a poco fue tomando forma para convertirse en realidad. “Una noche apostamos que no éramos capaces de abrir un local, y a partir de ahí todo fue avanzando, pedimos el préstamo al banco, y ya han pasado diez años desde que esa idea se hizo realidad y abrimos Grazie Mille”, asegura.

Lo que hace especial a Grazie Mille es el concepto de ‘kitchen bar’, que consiste en que el local ofrece el servicio de bar más el de cocina al estilo italiano. Todo dentro de un entorno ‘vintage’ industrial que hace del espacio un lugar agradable y acogedor para todo tipo de público. Caruso y Ampolo abarcan así una amplia oferta transversal que engloba desayunos, aperitivos, restaurante, pizzería y coctelería. “Lo más bonito de este proyecto es que hace diez años este concepto no existía y hemos conseguido implantarlo. Además, el mismo tipo de cliente puede venir en diferentes momentos del día”, añade este socio.

Cuando el restaurante abrió en 2008, se centró en el momento del aperitivo, pero después fue poco a poco desarrollando hasta abarcar estas facetas. “Nos encanta España, yo había estado varias veces en Barcelona, pero hubo un ‘feeling’ especial con Madrid después del erasmus que nos hizo asentarnos aquí. Nos encanta”, relata Caruso.

En la actualidad, además de contar con otro local en Ibiza, Ampolo y Caruso participan en varios ‘street food’ a lo largo del año en los que trasladan la comida italiana a la calle. “Sobre todo desarrollamos esta faceta en junio, en el marco de la fiesta de la República Italiana. Hacemos bocadillos ‘gourmet’ con embutidos italianos, quesos, y el famoso licor Aperol Spritz…y también en ocasiones ofrecemos catering”, explica el socio.

Caruso cuenta como última noticia que en Grazie Mille acaban de cambiar la carta para “romper” con la costumbre de poner solo los platos típicos de pasta italianos como la carbonara. “En Italia la cocina va hacia delante y existe un problema importante en los países extranjeros que es pensar que los italianos solo comemos pasta y ‘pizza’. Hay una variedad de pescados y carnes de todo tipo impresionantes. Así que estamos dando un toque moderno a sabores típicos italianos para intentar profundizar en esta idea y fusionarla con algunos típicos también españoles”, añade.

Entre una gran variedad de productos italianos, entre los que se encuentran carnes, pescados, bebidas y dulces, en Grazie Mille echan buena cuenta de los productos de Surgital, distribuidos por Comercial CBG en el mercado español.

¿Con cuántos formatos de la pasta fresca ultracongelada de Surgital trabajan?

“Actualmente contamos con seis formatos. Todas las pastas que ofrecemos son de Surgital y casi todos los platos que hacemos con ellas doblan en número a los formatos que utilizamos. Por ejemplo, los ‘tagliatelle’ los preparamos de distintas formas”.

Leer el artículo completo en la revista