Glenfiddich, el ‘whisky’ escocés de malta pura más premiado del mundo, homenajea sus orígenes en el Valle del Ciervo con un rediseño de su botella para sus icónicos ‘whiskies’ de 12 y 15 años. La nueva botella adopta un diseño más elegante y sofisticado, con el valle grabado en el vidrio debajo del ciervo dorado tallado en relieve 

Glenfiddich, el ‘whisky’ escocés de malta pura más premiado del mundo, rinde homenaje a sus orígenes rediseñando la botella de sus icónicos ‘whiskies’ de 12 y 15 años.

El nuevo diseño de ambas botellas destaca por su frescura y distinción. El Valle del Ciervo (Glenfiddich en gaélico), lugar ubicado en la región escocesa de Speyside donde William Grant construyó en 1887 la destilería con sus propias manos y con la ayuda de sus nueve hijos, se ha incorporado al nuevo diseño, ya que ha sido grabado en el vidrio. El emblema del ciervo se encuentra tallado en relieve en oro, mientras que la firma de William Grant aparece adornada en oro en la tapa de la botella.

Además, el ‘whisky ’de 12 años ha cambiado su imagen por una más refinada y ha pasado a recibir el nombre de “Our Original Twelve”. El ‘whisky’ de 15 años también ha sido rebautizado con el nombre de “Our Solera Fifteen”, una clara muestra de orgullo por parte de la marca por su sistema de elaboración en soleras, que supuso una auténtica innovación en la industria del ‘whisky’. 

La directora global de marca de Glenfiddich, Claudia Falcone, explica que “a través de este nuevo y elegante diseño, queríamos poner de manifiesto la procedencia y la herencia única de Glenfiddich, con el que rendimos homenaje al lugar donde se produce nuestra bebida. Nuestra gama de productos estrella incluye algunas de las maltas puras más vendidas y premiadas del mundo, por lo tanto, era muy importante que la nueva botella reflejase la calidad indiscutible de esta bebida gracias a un aspecto actual y rompedor”.  

Leer el artículo completo en la revista