Global Premium Brands incorpora a su ‘portfolio’ de espirituosos Premium la colección Japanese Craft Spirits: KI NO BI, la primera ginebra japonesa elaborada en Kioto, y tres ‘whiskies’ artesanos japoneses de Destilerías Mars Shinshu

Global Premium Brands, la empresa elaboradora y distribuidora de bebidas espirituosas Premium, ha incorporado a su ‘portfolio’ una colección de destilados japoneses (una ginebra y tres ‘whiskies’) bajo el nombre: Japanese Craft Spirits Collection, que complementa la estrategia de crecimiento de la empresa en categorías de nueva tendencia.

KI NO BI, que significa “La belleza de las estaciones”, es elaborada por la destilería Kioto, la primera destilería en Japón dedicada a la elaboración de ginebra artesanal. Su objetivo es crear un producto final cien por cien auténtico. Elaborada con 11 botánicos e incorporando ingredientes japoneses como el ‘yuzu’, las virutas de madera ‘hinoki’ (ciprés japonés), el bambú, bayas verdes de la pimienta ‘sanshô’ y té verde ‘gyokuro’, todos de origen local, KI NO BI es una ginebra artesanal con producción limitada y de calidad excepcional, que se elabora con delicadeza y precisión, prestando mucha atención a los detalles.

Destilerías Mars Shinshu, fundada en 1872, elabora una serie de ‘whiskies’ de alta calidad gracias al clima frío de montaña unido a la humedad y la pureza de sus aguas y este año ha ganado el reconocimiento de “Destilería artesanal del año” en los ‘World Whisky Awards’.

Mars MaltageCosmo43% es una mezcla de ‘whiskies single malt’ jóvenes y maduros y su nombre se refiere a uno de los picos de la sierra que rodea la destilería.

Mars Nature of ShinshuKohiganzakuraSingle Malt 52%  es una mezcla de ‘whiskies single malt’ jóvenes y ‘whiskies single malt’ envejecidos durante más de 20 años y su nombre rinde homenaje a la flor del cerezo japonés de la prefectura de Nagano. Es la segunda edición limitada de la gama Mars Nature, que tiene una producción de solo 5.725 botellas.

Mars 1986 American White Oak 30 Años 61% es un ‘whisky single malt’ japonés de calidad excepcional envejecido durante 30 años en barricas de roble blanco americano. La pintura de la etiqueta es una obra del pintor japonés Yasunori Ikenaga. Se trata de una producción limitada de solo 1.137 botellas.

Leer el artículo completo en la revista