El mar entra a borbotones por las ventanas del restaurante La Nova Pasta, y es que este idílico lugar, situado en Llafranc (Girona), está tan cerca del visitado ‘mare nostrum’ que prácticamente es como si uno estuviese sentado en la orilla. Carles Casenoves, es el encargado de gestionar, desde su puesto de gerente, que todo funcione correctamente para que La Nova Pasta sea el lugar elegido por los clientes. Desde hace seis años, Carlos se encarga de hablar con proveedores, elegir productos, proponer platos de la carta o de seleccionar al personal. Una labor esencial para que todo esté a punto, que viene acreditada por su trabajo tiempo atrás como restaurador.
La Nova Pasta supone en el pueblo de Llafranc también un lugar idóneo para las familias con niños, ya que, el local tiene a estos como clientes privilegiados, así lo explica Carles “nuestro restaurante es muy familiar, tenemos a gente muy menuda, y son clientes que cuidamos muchísimo porque son ellos los que nos traen a sus papás. No tenemos específicamente un menú infantil, pero si muchas opciones, además de manteles en los que pueden colorear o gominolas, detalles que siempre les hacen volver”.
Pero las delicias de este restaurante no sólo cautivan a los más pequeños de la casa, sino también a sus progenitores. Y no es de extrañar si nos paramos a saborear las propuestas de La Nova Pasta. Este restaurante, con capacidad para más de 200 personas, que hace homenaje a la comida italiana tiene como plato fuerte la ‘pizza’, que es enteramente artesanal. Se sirven en dos formatos, de 33 cm y de 26 cm, y las más demandadas son la Llafranc, que contiene queso de cabra nueces y manzana; y la Foie. La novedad para este año es la ‘pizza’ de cabrales y pera.
Aunque la ‘pizza’ es su plato estrella, la carta de La Nova Pasta ofrece a sus clientes otras muchas propuestas, entre ellas destacan las ensaladas, la carne, el pescado, pero también la pasta, como la fresca ‘ultracongelada’ de Surgital.

 

 

Leer el artículo completo en la revista