Cuando se acerca el buen tiempo, las sopas frías, como gazpachos o salmorejos, son las reinas culinarias de casi cualquier cocina, ya que su bajo contenido en grasas y alto poder nutritivo e hidratante permiten su consumo diario tanto como primer plato para una comida o cena, como a modo de bebida refrescante y saciante. Estas preparaciones de textura líquida o cremosa, se elaboran con frutas y hortalizas, según las distintas recetas. Tal y como apuntan en la Asociación Española de Productos Culinarios, en España “el mercado de gazpachos y cremas continúa mejorando sus cifras, con aumentos que se sitúan muy por encima de soluciones de comida refrigerada. Esta línea de productos está consiguiendo incrementar año tras año su participación dentro del sector, convirtiéndose en el más dinámico”. Esta asociación abarca las industrias elaboradoras de sopas, caldos, cremas y salsas, entre otros productos, por lo que su opinión puede dar una idea de la buena salud de la que gozan estas sopas frías. En un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y la Agricultura (FAO) ya recomendaban el consumo mínimo de 400 gramos diarios de frutas y verduras para prevenir enfermedades crónicas y mitigar otras carencias de micronutrientes. La comunidad científica y médica recomienda, asimismo, la ingesta de 5 piezas de fruta y verdura al día, por lo que este tipo de sopas frías pueden ser un gran aliado a la hora de cumplir con ese cometido. A estas proposiciones hay que añadir la preocupación cada vez mayor de los consumidores por mantener una alimentación sana y un estilo de vida saludable.
Según los datos facilitados por la consultora , en nuestro país se ha apreciado un notable aumento tanto en valor como en volumen en todas las categorías de sopas refrigeradas excepto la de purés. Es el caso, por ejemplo, del gazpacho, el producto más consumido de este sector, que pasa de los 100,29 millones de euros de facturación a los 113,52 millones en doce meses (tomando como período de cálculo del 3 de abril de 2016 al 2 de abril de 2017).

Leer el artículo completo en la revista