El mundo está cambiando. El de la restauración, también. Saberse adaptar se torna imprescindible. En palabras del presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José María Rubio, “en el sector hostelero hay que ser competitivo para resistir”. La hostelería en España es un motor importante en la economía del país. De hecho, supone “el 6% del PIB (producto interior bruto). Además proporciona empleo a más de un millón de personas”, según datos del presidente de la FEHR.
Estos tiempos difíciles que atravesamos han supuesto un vaivén en nuestra sociedad, y es sabido que el sector de la restauración, aunque no es el único obviamente, ha sufrido esas turbulencias duramente. “El descenso de visitas a los restaurantes en el año 2012 con respecto al ejercicio anterior se cifró en un 2,9%”, conforme datos de Mercasa.
Esta tendencia a la baja hay que frenarla e impulsar con fuerza el sector. ¿Cómo? La reflexión y el análisis para ver los defectos o carencias de las que se adolece son el punto de partida para tomar medidas necesarias y eficaces para hacer frente a una adversa situación y cambiar su matiz. Seguramente una revisión y modificación interna de los negocios hosteleros es el primer paso para salir a la calle a captar un mayor número de clientes. Para ello, les dejamos con los retos de la hostelería para este nuevo año que acaba de comenzar planteados por Linkers, consultora de recursos humanos aplicados a la Hostelería; y los desprendidos del primer Comité Nacional de Restaurantes organizado por la ‘web’ de reservas ‘on line’ de restaurantes en España, eltenedor.es.
Según Linkers hay que sustituir la verticalidad jerárquica por estructuras más planas con un trabajo en equipo compactado y alineado a los objetivos de la empresa. Otro punto a tener en cuenta, que detalla la consultura es la valoración de los puestos de trabajo por los desempeños que logren resultados y no por la fidelidad del arraigo en el puesto. La experiencia en el puesto a ocupar sigue siendo importante, pero lo es más aún si cabe la capacidad de la persona, sus habilidades personales y/o laborales, así como la forma de utilizar las mismas en el desempeño de su puesto.

 

 

Leer el artículo completo en la revista