Es bien sabido que la fruta es un elemento primordial para tener una vida saludable y equilibrada, y qué mejor que tomar la fruta en zumo natural exprimido con la mejor calidad, esto el sector Horeca lo sabe y por ello siempre pone todo su empeño en ofrecer el mejor zumo en todo tipo de cafeterías, bares, restaurantes, etc. Siempre es buen momento para un buen zumo, no importa la hora del día, es inviable rechazar un vaso lleno de vitaminas para el cuerpo, un alimento que proporciona energía, fuerza, dinamismo, ganas, entre otras muchas cosas para tener un buen día, una buena rutina.
Para lograr ofrecer a los consumidores un producto con la mejor calidad y fiabilidad, este sector cuenta con varias empresas dedicadas al desarrollo, a la fabricación y a la distribución de máquinas exprimidoras de zumo, que les facilitan el trabajo ofreciéndoles un producto eficaz, de alto nivel y con las mejores características. Disponer de una máquina exprimidora en el local no solo ayuda a ahorrar tiempo, sino que además ayuda a ofrecer un servicio Premium en cualquier momento.
Dada la creciente demanda de estas máquinas por parte del mercado, las empresas se centran en una constante aplicación de mejoras para el profesional, que es la primera mano por la que van a pasar estos aparatos, y quien proporcionará el fruto al receptor final, el cliente, que probará el resultado de todo este trabajo.
La empresa Zumex cuenta, según su experiencia, que “el cliente busca una máquina que en su conjunto cubra sus necesidades y aspiraciones”. Según Sammic, empresa también dedicada al sector, “el mercado exige que las máquinas ofrezcan un rendimiento profesional, que sean fiables y fáciles de usar y de limpiar. Además el aspecto físico cobra especial importancia, puesto que muchas veces se encuentra a la vista del público”. Por su parte Zumoval añade a la facilidad de uso “la calidad de exprimido, higiene, durabilidad y rapidez de exprimido”. La multinacional Zummo coincide en que la máquina tiene que poseer alto grado de durabilidad y complementa las exigencias del mercado agregando “resistencia y rentabilidad”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista