Con una gran oferta con los menús degustación por bandera, el distinguido restaurante propone una cocina de autor basada en sabores tradicionales, renovando la mayor parte de su propuesta e integrando aún más en la misma los vegetales y los pescados de cara a la nueva temporada, y manteniendo un apartado de clásicos dentro de la carta

El joven chef Eduardo Guerrero, toda una promesa de los fogones, en menos de dos años ha llevado a su restaurante Adaly (C/ Claudio Coello, 122) a ser un “Restaurante Recomendado” por la Guía Michelin en 2023 y a renovar tal recomendación en 2024, además de alcanzar la posición número 30 en elrankingde los 100 mejores restaurantes de España, según los usuarios de The Fork. 

Con una apuesta cada vez más decidida por una alta cocina que ensalza el sabor y la materia prima, Adaly prosigue en la senda de elaboraciones cuidadas y en un compromiso firme por un servicio en sala y sumillería de cada vez más nivel. 

Aunque los sabores tradicionales son su seña de identidad, le gusta introducir en sus platos nuevas técnicas y aprendizajes de otras cocinas. Especialmente en los guiños a elaboraciones japonesas y orientales, como sucede con algunos de los nuevos platos que aparecen en el menú degustación como la versión del cocido, inspirada en el clásico ramen nipón, que sirve en dos vuelcos o el gusto por el punto ahumado a través del cocinado en robata.

En su renovado menú degustación conviven en gran equilibrio huerta, carne y pescado en el que puede apreciarse las inquietudes técnicas del chef. Sucede con la nueva escena del panipuri, un pan típico de la India, que rellena de pollo al curry o del buñuelo de foie, que elabora él mismo, al pedro ximénez y que acompaña de manzana verde y de anguila ahumada, el famoso kabayaki de la cocina japonesa.

Leer el artículo completo en la revista