Los aperitivos salados son un complemento perfecto que acompañan muchos momentos de diversión. Un sinónimo de compartir, arraigado profundamente a la forma de entender el ocio y la vida social en España. La Asociación de Fabricantes y Aperitivos (AFAP), impulsó un estudio para conocer los hábitos y las actitudes del consumidor español ante los productos de aperitivo. De este estudio que realizó Nielsen, entre los meses de abril y mayo del presente año se refleja que “los españoles prefieren consumir los productos de aperitivos acompañados por familiares o amigos. Así lo confirma el 83% de los consumidores en el caso de las patatas fritas, el 70% en el de los frutos secos y el 72% en el de otros productos”.
Un dato que coincide con la demanda de los mismos. “El mercado de productos de aperitivo en España alcanzó un volumen de 285.899, 4 toneladas y 1.922, 4 millones de euros, con un crecimiento interanual de 0,3% en volumen y un 1,7 % en valor, según datos de 2013. Por familias de productos, los frutos secos suponen el 57% de las ventas, en segundo lugar las patatas fritas con un 23% y el resto de productos se estima en un 20% de las ventas totales de productos de aperitivo. Por canales se estima que Horeca tiene una cuota en torno al 20%”, explican desde la Asociación de Fabricantes y Aperitivos. Las declaraciones de varias empresas del sector, también apoyan el auge del consumo de estos productos. Es el caso, por ejemplo de Risi “podemos decir que el mercado de ‘snacks’ salados ha tenido una tendencia alcista en los últimos años. El consumidor sigue disfrutando del placer del picoteo”. Borges apoya estas declaraciones asegurando que “el ‘snack’ salado es un producto que genera mucha venta cruzada. Aún así, también es cierto que a nivel mundial ha aumentado mucho el consumo de productos más naturales, como los frutos secos tipo almendras o nueces, ya que son productos con muchas vitaminas y fuente de Omega 3”. Opiniones más moderadas son las de Celigüeta, que explica que “el consumo de ‘snacks’ sigue estando generalizado y no sabemos si hablar de una tendencia en auge, o más bien una tendencia normalizada de su consumo”; o la de Grupo Apex “el consumo de ‘snacks’ está débil. Igual que el consumo en general, pero no ha decrecido en los últimos años”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista