Crece  la demanda de especias y condimentos, sobre todo las exóticas y mezclas. El sector se esfuerza en garantizar la calidad de la materia prima y la seguridad alimentaria

Según la definición de la Real Academia Española, “especia” es la sustancia vegetal aromática que sirve de condimento; mientras que “condimento” es aquello que sirve para sazonar la comida y darle buen sabor. Es, en definitiva, el toque diferenciador, la guinda de una elaboración que potencia su sabor y aporta los matices que buscan los chefs. Son productos imprescindibles en las cocinas, con una baja rotación, pero de uso constante. 

Los principales operadores del sector han cerrado los últimos años con crecimientos en las ventas y producción de especias y condimentos, notándose, principalmente, en el consumo de hogar. Según los datos facilitados por Mercasa, en 2020 este mercado creció un 27,4% en volumen, y tanto el consumo per cápita como el gasto por persona y año superaban el 25% con respecto al año anterior. Tras un comienzo de año similar al periodo de 2019, la compra de especias y condimentos mantuvo a partir del mes de febrero una evolución positiva que superaba el 10%. El mayor incremento tuvo lugar durante el mes de mayo, cuando los hogares españoles compraron un 65,8% más de productos en estas categorías que durante el mismo mes del ejercicio anterior. El mes de octubre trajo de nuevo un resurgimiento en la compra de estos productos que creció un 47,9% con respecto a 2019. Otros datos que tenemos en cuenta para ver la evolución de este sector son los publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que dispone de un análisis de consumo en el período de enero a septiembre de los años 2020 y 2021. Los datos de valor y volumen son prácticamente idénticos en ambos casos: el año pasado las ventas por volumen alcanzaron los 5.020.420 kilos, lo que representa un 0,04% menos de producción con respecto a 2020, mientras que su valor se redujo un 0,07% hasta situarse en los 106.253.170 euros. El precio medio de las especias y condimentos se redujo de 21,77 euros a 21,16 euros el kilo, y el gasto per cápita pasó de los 2,46 euros a 2,31 euros en 2021. 

Leer el artículo completo en la revista