Los mobiliarios tienden a reproducir las sensaciones más confortables de una casa, sacando los comedores y salones al exterior y empleando colores y materiales naturales y sostenibles

En los meses posteriores al confinamiento los negocios hosteleros y hoteleros tuvieron ocasión de analizar sus necesidades y ofrecer a sus clientes no solo una buena experiencia gastronómica y de alojamiento sino un espacio cómodo, que despierte los cinco sentidos y permanezca en el recuerdo. Esta necesidad de ordenar las ideas, priorizar la experiencia y poner en el centro del foco al cliente y a las nuevas necesidades surgidas de la pandemia, ha hecho que muchos empresarios se lanzaran a renovar sus espacios o a contratar a profesionales del interiorismo antes de abrir sus negocios. Convertidos en una figura fundamental del sector, algunos de estos profesionales nos detallan cuáles son las tendencias en diseño de mobiliario y cómo han evolucionado las preferencias de decoración en bares, restaurantes y hoteles.

Todos coinciden en que se llevan piezas que recuerden a lo natural, al hogar, a lo casero; sean piezas tapizadas con un carácter único o piezas de materiales naturales como la madera. “Hay poca estridencia en el diseño actual, se apuesta por líneas puras, diseño duradero y la sofisticación viene de la mano de la calidad de los materiales. La arquitectura y el mobiliario están dando respuesta a la necesidad de sostenibilidad, se diseña desde las premisas de duración, reutilización y utilización responsable de los recursos naturales”, responde María de Juan González, directora de Arvo Arquitectura de Juan. Coincide con Sandra Tarruella, directora creativa del estudio Sandra Tarruella Interioristas, quien considera que hay más conciencia sostenible, se presta atención a la naturaleza, a nuevos materiales reciclados a partir de residuos, al respeto por lo artesanal, pero con nuevos diseños de lenguaje esencial. Esto se produce, por un lado, reeditando los iconos del diseño del siglo XX y revisando la geometría y racionalidad, pero ampliando las colecciones con nuevos colores y materiales; y por otro, observa un ‘boom’ de las piezas rústicas de maderas naturales con acabados imperceptibles, ‘bamboo’ y fibras naturales, con colores claros, pero de diseños más básicos y sencillos.

Leer el artículo completo en la revista