Los hosteleros demandan más facilidades de higiene para cumplir con los estándares que ha marcado la pandemia y, sobre todo, el mayor rendimiento con un menor coste

La nueva normalidad ha cambiado nuestros hábitos, pero también nuestras necesidades. Las empresas de equipamientos de hostelería y restauración se han sabido adaptar a las demandas de los hosteleros en esta situación tan complicada para el sector y se muestran optimistas en que se pueda ir recuperando poco a poco la actividad de la mano de la recuperación de la hostelería y la restauración.

En el caso concreto de las cocinas y las freidoras, sus fabricantes y distribuidores están notando mayores peticiones de aparatos mucho más eficientes, que consigan una mayor rentabilidad con menores gastos, y que sean fáciles de limpiar para luchar contra el coronavirus, básicamente.

“Como en la mayoría de los sectores, la pandemia ha afectado a toda la industria hostelera. El sector gastronómico especialmente, ha sido uno de los que más ha sufrido, no solo por el consumo final, sino por la caída del mercado y la escasez de nuevos proyectos. No obstante, desde Eurofred somos positivos por las perspectivas de futuro ya que el turismo y, en general, el sector servicios son unos de los principales motores”, reconoce esta compañía.

Las restricciones y la caída de la actividad ha hecho que los responsables de hoteles, bares y restaurantes demanden cosas muy concretas ahora mismo y que se adapten fielmente a lo que necesitan. “A medida que las cocinas continúan reduciéndose y la demanda de espacio se intensifica aún más, se espera que la tendencia de equipos multifuncionales que puedan completar una variedad de tareas continúe durante 2021 y más allá. Es exactamente por esta razón que los equipos como los hornos combi continúan siendo populares, ya que pueden cocinar al vapor, asar, freír, hornear y generar múltiples platos diferentes sin necesidad de que los operadores tengan que preocuparse por la transferencia o pérdida de sabor o pérdida de calidad”, explican desde Welbilt.

Leer el artículo completo en la revista