Salmon Gurú, el local del coctelero argentino, ha sido elegido para entrar en la lista de los Mejores Bares del Mundo, a la vez que ha recibido el premio al Mejor Menú de Coctelería de España por los ‘Coaster Awards`  2018 en la ‘World Class Competition’.

La apuesta de Diego Cabrera y su equipo con Salmon Gurú es la creatividad. Presume de que tiene una carta de cócteles de autor única, tanto en las recetas como en la presentación. Este año, el esfuerzo que vienen haciendo desde 2016, ha tenido una doble recompensa ya que ha sido galardonado con el premio al Mejor Menú de Coctelería de España por los ‘Coaster Awards’ 2018, dentro de la ‘World Class Competition’, y se ha convertido en el primer bar madrileño en entrar en la prestigiosa lista de The World’s 50 Best.

Un hito que hasta ahora ningún bar de la capital había logrado conseguir y que coloca a este local de lleno en un prestigioso club internacional en el que no es nada fácil ser miembro.

Además, no es la primera vez que Cabrera y sus ‘compinches’ (Ricardo García, Adrián Sehob y Alejandro Cabrera) son elogiados en los ‘Coaster Awards’, ya que el año pasado se llevaron el premio a la Mejor Apertura del Año, el principio de una carrera llena de triunfos.

Para Cabrera, el éxito de Salmon Gurú es que se basa en pura filosofía. “En este espacio, los que trabajamos, somos libres de crear y desarrollarnos con el fin de cumplir expectativas. Es un espacio divertido y fresco. Ésta es nuestra mayor fortaleza”, explica el ‘bartender’.

A pesar de esta lluvia de premios, Diego Cabrera insiste en que lo más importante para él es seguir trabajando como hasta ahora: “Claro que integrar estas listas es fantástico pero lo es más poder trabajar en lo que te gusta y al final esto se refleja en lo que hacemos. Estos son los motivos por los que creo que el jurado valoró que merecíamos entrar en este ‘ranking’”.

De hecho, en cualquier aspecto del local, desde su decoración hasta la creación física de la carta, se respira esa mezcla de artesanía y creatividad que rodea el ‘mundo Cabrera’.

Lo suyo no es sólo mezclar ingredientes en una coctelera. Cada trago es la suma de muchas experiencias: viajes diferentes por todo el mundo, ingredientes poco frecuentes en la dieta mediterránea (y ya ni qué decir en la coctelería), recuerdos de distintas manos que fluyen como una sola a la hora de dar forma, y color, a un trago.

Leer el artículo completo en la revista