Eloy García cuenta con una trayectoria de más de 40 años de profesión. Desde el principio, Eloy ha defendido y defiende en el estilo de sus cócteles la mezcla con los productos de su tierra, en términos bodegueros del Marco de Jerez.

Tal y como expresa el propio ‘bartender’ jerezano, “cabeceaba” en su coctelera vinos, vinagres y brandies de Jerez. Toda una singularidad única en el mundo.

Con Eloy, se abrieron muchas puertas a la hora de reinventar cócteles con los vinos y brandies de Jerez. Recordemos que es uno de los primeros que apostó por esa adaptación ‘mixológica’, defendiéndola a capa y espada en todos los países donde asistía, como señala.

Si a todo esto le unimos que Eloy García adapta el vino, el vinagre y el Brandy de Jerez a nuevas versiones de cócteles clásicos de gran renombre, es normal que cuando el padre de la coctelería jerezana llega a Japón sea denominado como el “Sherry Bartender”, todo un galón de reconocimiento que no solo es implícito en Japón, sino también en parte de los Estados Unidos, Latinoamérica y Europa.

Cubáname, con sus dos apellidos ‘Museo del ron’ y ‘Sherry Cóctel Bar’, en Avda. Tomás García Figueras, número 6, en Jerez de la Frontera (Cádiz), es su local en su tierra natal, el cual cuenta con más de 700 referencias de rones de los cinco continentes en el museo. Botellas intocables y únicas, algunas con más de cien años. Haciendo gala de su apodo “Sherry Bartender”, presenta diversos cócteles con brandy.

¡Disfrútenlos!

Leer el artículo completo en la revista