Las empresas buscan adaptarse a los gustos de los consumidores que demandan jugos lo más naturales posibles y con mezclas de frutas y hortalizas

La naranja sigue siendo la reina de los zumos, se mire por donde se mire, pero por detrás vienen pisando fuerte otros sabores y otros colores mucho más variados y con la percepción de ser más “sanos”.

Hasta ahora, el principal canal de ventas de estos jugos había sido el supermercado, una tendencia que se ha mantenido en estos últimos años. Sin embargo, los expertos del sector advierten del incremento en presencia que están teniendo los exprimidos en el canal de la hostelería y restauración, por lo que están dando mucha importancia en la planificación de sus lanzamientos y novedades tanto a los gustos de los clientes de estos establecimientos como a sus necesidades en estos ámbitos.

Y eso que el sector reconoce que lleva unos años en una situación de ventas más o menos estable, sin crecimientos pero sin grandes caídas: “En el año 2017, el canal de comercialización de zumos se mantuvo estable respecto al año 2016. De los 808,17 millones de litros consumidos por los españoles, un 79,1% se realizó a través del canal de Alimentación, es decir, ‘Retail’, y un 12,1% a través del canal Horeca”, explica la asociación española de empresas productoras de zumos, Asozumos.

Por su parte, la consultora Nielsen advierte de que los primeros datos de 2018 vienen a confirmar esta tendencia: la venta de exprimidos ha bajado un 3,4% al cierre de ese año, sin embargo, no hay apenas pérdidas económicas puesto que en ingresos se podría hablar de cifras casi iguales que ena las de 2017 ‘client business partner’ de la consultora.

La reducción en el consumo es un poco mayor en la Hostelería, donde las ventas de zumos se redujeron un 8% básicamente por una cuestión meteorológica, según explica Lecuona, quien advierte de que estas bebidas están muy sometidas a la temporalidad.

Lo que sí es una tendencia clara es la diferencia entre ‘Retail’ y ‘Hostelería’. Sin embargo, los productores y distribuidores se han marcado su presencia en bares, hoteles y restaurantes como uno de los ámbitos en los que tienen mayores posibilidades de crecimiento en las campañas posteriores. 

Por eso, dentro de su ‘portfolio’ “se ofrecen múltiples formatos y variedades de sabores que puedan cubrir la demanda de los consumidores” en este canal, según insisten desde la asociación.

En observar al cliente, las empresas han sacado básicamente dos conclusiones sobre las que basar sus expectativas y que se repiten mes a mes en los clientes que se piden un zumo en un bar o en un hotel: exigen que sean cada vez más naturales y apuestan por los multifruta, sobre todo, por los que combinan una fruta con una hortaliza.

Estos cambios en los gustos de los españoles se están produciendo muy poco a poco, “porque los sabores no varían sustancialmente de año en año”, tal y como reconocen en Asozumos. Eso sí, estas dos nuevas fórmulas ya se ha convertido en una tendencia que se mantiene al alza en todos los datos de consumo y volúmenes que manejan los productores.

“El lineal de zumos sigue con el desarrollo de las variedades más Premium y que están asociadas a productos refrigerados y ‘smoothies’, donde lo orgánico y lo vegetal con enfoque saludable cada vez tiene más surtido”, explica la consultora Nielsen.

Asozumos ya habla de un “nuevo nicho de mercado” que habrá que ver “cómo evoluciona en los próximos años dada su reciente creación” pero que es, precisamente, el de ese consumidor, “cada vez más consciente de su propia salud que demanda productos acordes con esta tendencia como son los funcionales”.

.

 

Leer el artículo completo en la revista