La industria conservera española mantiene su liderazgo de producción, consumo y exportación, aunque trabaja por seguir siendo competitiva, innovando en productos de gran calidad, saludables y de conveniencia

España es una referencia mundial en la producción de conservas de pescado y marisco, tanto por producción como por la variedad de su oferta. Nuestro país es el mayor productor y exportador de la Unión Europea de estos productos y se sitúa entre los cinco primeros a nivel mundial. Así lo afirma la asociación empresarial ANFACO-CECOPESCA, una de las asociaciones europeas del complejo mar-industria con mayor grado de representatividad ante la Comisión Europea y que representa a cerca de 250 empresas.

Según los datos facilitados por esta asociación, solo el año pasado la industria española elaboró 352.798 toneladas de conservas y semiconservas de pescado y marisco, valoradas en más de 1.600 millones de euros, lo que supuso un incremento tanto en volumen (1,3%) como en valor (5,5%) con respecto al año anterior.

En volumen, las conservas de túnidos son el principal producto elaborado por la industria española de conservas de productos de la pesca y de la acuicultura, representando el 68,43% del total, seguido del grupo de demás conservas (8,46%), las sardinas y sardinillas (6,77%) o de las conservas de caballa (4,30%). En relación a las ventas por valor, también las conservas de túnidos representan el producto estrella de esta industria, que alcanza unas ventas de casi el 60% del total, seguido de los mejillones (7,53%), del grupo demás conservas (6,58%) y de la sardina y sardinilla (6,39%).

Los datos de comercio exterior confirman el buen pulso que mantiene esta industria en la exportación. En 2017 la industria española exportó un volumen 198.728 toneladas de conservas y preparados de pescado y marisco (+9,50%), valoradas en más de 937 millones de euros (+18,09%). Es significativo también que, ese mismo año, el sector comercializó más del 50% de su producción en mercados exteriores, estando presentes en más de 120 países de los cinco continentes.

El 88% del volumen total de las exportaciones se dirigen a la Unión Europea, principalmente a Italia, Francia y Portugal. Entre los países extracomunitarios, destacan Estados Unidos, Marruecos, Argelia y Chile como los principales países destino de las exportaciones españolas de conservas, semiconservas y preparados de pescados y mariscos.

El consumo en Horeca y en hogares

Los últimos datos de 2017 recogidos en el informe “Alimentación mes a mes” del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación señalan que, dentro de la categoría de productos pesqueros, las conservas de pescado y marisco son las que aumentan el consumo en hogares en un 1,7% en volumen y un 5,7% en valor con respecto al año anterior. El consumo per cápita se situó en 4,42 kilos por habitante y año.

El canal Horeca, por su parte, está experimentando un crecimiento tras la recuperación del gasto extra-doméstico, lo que ha hecho que el sector desarrolle gamas específicas para los profesionales de la hostelería. Estos buenos datos son también motivo de satisfacción para el sector, pues tal y como lo valora Juan Manuel Veites, secretario general de ANFACO-CECOPESCA, “a pesar de los continuos cambios en los que vive el mundo empresarial en un mercado globalizado, podemos afirmar que, durante los últimos años, el sector conservero de productos de la pesca y de la acuicultura español ha tenido un comportamiento positivo, siendo, en líneas generales una fuente de actividad socio-económica y estímulo a la actividad económica de España”.

Leer el artículo completo en la revista