El ‘Campari Unexpected Red Social Club’ ha vuelto a Madrid en una ubicación sorprendente: la Casa de las Alhajas, un antiguo monasterio en pleno centro de la capital. Los tres días del evento han contado con propuestas insólitas de cócteles, música en directo, mucho diseño y la mejor gastronomía del ‘catering’ Ramón Freixa

Campari ha vuelto a sorprender con una experiencia única a través del ‘Unexpected Red Social Club’ que, tras el gran éxito de asistencia del año pasado, se ha convertido en una cita ineludible de la capital.

En esta última ocasión, siguiendo el patrón de descubrir espacios sorprendentes, ha estado ubicado en pleno centro de Madrid, entre las majestuosas paredes de la Casa de las Alhajas, una señorial cubierta de hierro y cristal donde antiguamente se erigió uno de los primeros monasterios de la ciudad.

Campari ha ofrecido tres jornadas, del 30 de mayo al 1 de junio, llenas de sensaciones inesperadas, para que los asistentes pudieran alejarse de la rutina a través de vivencias insólitas para todos los sentidos. En el club, los cócteles Campari acompañados del ‘catering’ Ramón Freixa, música en directo y un buen ambiente iban de la mano para ofrecer la experiencia más ‘unexpected’, una ocasión para compartir buenos momentos rodeados de amigos.

El club ha contado con un entorno cargado de arte y diseño y ha otorgado protagonismo a los combinados ‘Campari Tonic’, la opción más actual y refrescante, y al ‘Negroni’, el clásico imprescindible de Campari y cóctel estrella de este año, en el que celebra sus 100 años.

Leer el artículo completo en la revista