La producción de jamón y embutido ibérico ha seguido funcionando a buen ritmo a pesar de la pandemia y apuesta por la digitalización y la exportación como palancas de crecimiento

El sistema de producción del ibérico es uno de los motores económicos del sector agroalimentario de nuestro país. Se ha caracterizado por su estabilidad y buena acogida en el exterior; tanto como para reflejar crecimientos de valor en la exportación de jamones y paletas curados superiores al 100% en los últimos 10 años, como reflejan los datos oficiales recogidos por el código TARIC, o partida arancelaria, para serranos e ibéricos. Según la información de ICEX-ESTACOM, se han alcanzado los 458,61 millones de euros y 47.535,11 toneladas de producto. Solo en los últimos cinco años, las exportaciones han aumentado un 27%. Incluso el impacto de la Covid-19 no ha frenado su crecimiento, superando el 1,15% en 2020. Eso sí, a pesar del aumento en valor, en 2020 el volumen de las exportaciones sufrió un descenso del 3,26%. Europa (principalmente Francia y Alemania) y América aglutinan el 91,4% del total de las exportaciones, siendo el mercado europeo el que recibe el 78,42% de nuestros envíos, aunque el sudeste asiático, con China a la cabeza, es uno de los destinos donde más crecen las exportaciones de ibérico. Estas cifras avalan la apuesta por la internacionalización que está realizando la industria como eje principal de crecimiento sobre el que se consolida el futuro del sector. “Tenemos claro que el ibérico se encuentra ante un momento estratégico donde el sector y sus empresas redoblan esfuerzos e inversiones para ganar cuota de mercado y posicionar al jamón ibérico en los mercados internacionales”, resume Antonio Prieto, presidente de ASICI, la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico. De hecho, en este mes de noviembre han celebrado en Ciudad de México la presentación del proyecto “Jamones Ibéricos de España, Embajadores de Europa en el Mundo”, con el apoyo de la Unión Europea; un proyecto mundial de formación, educación e información entorno al jamón ibérico que pretende mejorar la visibilidad y posicionamiento de estos productos en mercados internacionales a través de ciclos formativos, catas sensoriales, talleres experienciales, demostraciones en vivo del arte del corte y dinamizaciones en puntos de venta. “La apuesta sectorial será reforzada con el desarrollo de esta campaña de promoción internacional que nos permitirá potenciar mercados como México, donde esperamos que el ritmo de crecimiento de la comercialización sea exponencial en los próximos tres años”, ha destacado Antonio Prieto, durante la presentación de la campaña.

Leer el artículo completo en la revista