Las contrataciones de ‘catering’ aumentan en distintos momentos de consumo, aunque los clientes son cada vez más exigentes y obligan a estas empresas a estar a la última en gastronomía, decoración y puesta en escena.

Las empresas de ‘catering’ viven en la actualidad un cierto momento dorado, pues cada vez son más los clientes que contratan sus servicios para distintos momentos, ya sean desde los clásicos ‘coffee break’ de empresas o bodas en fincas, hasta las más recientes incorporaciones, como aniversarios, bautizos o fiestas de cumpleaños. Aunque nadie está ajeno al paso del tiempo, mucho menos lo están este tipo de empresas, pues con los años cambian las modas, los gustos, las exigencias de los clientes y la percepción que éstos tienen sobre ciertos servicios. Las empresas de ‘catering’ saben bien que los clientes son cada vez más exigentes, que les influyen las modas, que buscan los servicios personalizados y éstas solo pueden adaptarse a esos cambios y actualizarse. La reformulación de sus servicios pasa, entre otras cosas, por cambiar la manera de relacionarse con el cliente, la forma en la que venden sus propios servicios y en personalizar cada aspecto del encargo.

Servicios a demanda

Todas las empresas consultadas por Bar Business coinciden en que los aspectos que más valoran sus clientes a la hora de contratar un ‘catering’ son: rapidez de respuesta, atención personalizada, mimo en los detalles, dedicación, profesionalidad, flexibilidad, calidad del producto, creatividad, fidelidad y buen servicio. Tal y como resume Gustavo Ronda, director comercial de Grupo Araceli, “el día del evento es muy complicado, solamente hay una oportunidad y lo que ve el cliente, que se ha preparado con tanto tiempo, esfuerzo y dedicación, muchas veces es mejor de lo esperado”. A todos estos valores se suman también otros que han cobrado fuerza en los últimos años, como la puesta en escena o las modas en decoración. “Ahora importa mucho lo visual, el cliente sabe más y exige mayor calidad”, observa Isabel Maestre, quien ha trabajado en eventos de la élite social y empresarial española.

Leer el artículo completo en la revista