Hotel Nolinski, restaurante Palais Royal Venezia

Ubicado en el corazón del histórico edificio de la Bolsa de Valores de Venecia, el chef Philip Chronopoulos, distinguido con dos estrellas Michelin, propondrá un viaje culinario a través de las cocinas francesa, italiana y griega

El grupo Evok inaugurará el próximo 17 de abril un nuevo restaurante en la mágica ciudad italiana de Venecia, Palais Royal Venezia. El restaurante está enclavado en la tercera planta del histórico edificio de la Bolsa de Valores de Venecia (actual hotel Nolinski), a pocos pasos de San Marcos y La Fenice.

El restaurante estará liderado por el chef Philip Chronopoulos, distinguido con dos estrellas Michelin en París, y propondrá un viaje a través de las cocinas francesa, italiana y griega. Una experiencia sensorial única en una atmósfera de elegancia y sofisticación que promete conquistar a los paladares más exigentes. La carta, elaborada en torno a una selección de platos italianos, reinterpreta las especialidades de la región de Botte, como el hígado de ternera a la veneciana o las alcachofas con un toque especial. Asimismo, el chef Chronopoulos otorga un lugar especial al marisco, procedente directamente de la lonja veneciana, convirtiendo a las cigalas, los bogavantes y el pulpo en protagonistas de su propuesta.

Firmado por Yann Lecoadic & Alessandro Scotto, el diseño de este exclusivo restaurante evoca la grandeza del Grand Siècle, siguiendo los pasos de su homónimo Palais Royal París. Con capacidad para 30 invitados, el nuevo restaurante del grupo Evok ofrece una atmósfera íntima y majestuosa en el que la cena se concibe como una ópera gastronómica donde la cocina es la protagonista.

El salón, ubicado en la antigua Cámara del Consejo de Venecia, se presenta como un espacio que busca transmitir la sensación de formar parte de una función. Así, su cuidado interiorismo transporta a los comensales a un antiguo teatro en el que los imponentes arcos de estilo bizantino simulan los pasillos de entre bastidores, apliques de 1950 iluminan el espectáculo y bancos de terciopelo dirigen la mirada hacia el centro del comedor, que se convierte en escenario.

Con esta nueva apuesta gastronómica, Philip Chronopoulos aspira a alcanzar de nuevo el firmamento, buscando añadir una nueva estrella a su ya distinguida colección. Una meta que el chef persigue conseguir a través de un servicio excepcional, un entorno de lujo y sofisticación y una propuesta culinaria que fusiona lo mejor de sus raíces griegas con la rica herencia de la cocina italiana y francesa.