San Mateo Circus es la nueva versión de la clásica coctelería San Mateo Seis que se reinventa en la capital española apostandolo todo a un pista de circo que se ve, se disfruta y se bebe

Los socios que han ideado y dado forma a San Mateo Circus sabían lo que querían conseguir con esta nueva coctelería que abrió sus puertas el pasado mes de julio en pleno barrio madrileño de Malasaña. Querían inventar un nuevo concepto que uniera sobre todo buenos cócteles, buena música y un local divertido, lleno de referencias al mundo circense, a malabaristas, payasos y trapecistas… Es decir, todos estos ingredientes, agitados y bien mezclados, para crear como si de un truco de magia se tratara la revisión de un clásico que llega dispuesta a estabilizarse en la noche de la capital.

“Queríamos versionar un clásico y adaptarlo a las tendencias actuales tanto en cuanto a decoración, como a una propuesta gastronómica y musical y por supuesto con una coctelería de calidad donde el servicio es clave y el cliente es lo primero”, explica el director del proyecto, Igor L. Montero.

En esa nueva versión no han querido olvidarse del lugar que ocupan, la calle de San Mateo, pero montando un circo de verdad que es el ‘leit motiv’ de la nueva barra. “San Mateo Circus está inspirado en el concepto del circo de los años 40, donde continuamente van a pasar cosas diferentes y sorprendentes. Se trata de un espacio elegante y sofisticado pero a la vez fresco y lúdico que sumerge al cliente en ese mundo con reminiscencias art decó e inspiraciones circenses de finales del siglo XIX. Un mundo de magia y espectáculo recreado mediante la iluminación, las texturas y los distintos elementos decorativos”.

Con esta esencia es muy lógico que hayan optado por una carta moderna, inspirada en las últimas tendencias internacionales, con cócteles de autor entre los que destacan la tendencia ‘bio’, lo último en coctelería con bebidas lo más sanas posibles. “Tenemos un claro enfoque saludable donde se mezclan destilados de primera calidad, zumos bio, alimentos probióticos y productos ecológicos”, añade Igor L. Montero.

En la nueva carta que acaban de estrenar se pueden encontrar guiños constantes a los grandes personajes de la historia del circo, como el malabarista ‘Massimiliano Truzzi’, que se traga con una espuma de coco; o el mismísimo padre del circo moderno, ‘Philip Astley Collins’, que sabe mucho mejor con una tónica rosa.

En total son más de más de 20 creaciones, con y sin alcohol, dentro de una sorprendente creatividad y vanguardia en la elección de los ingredientes que incluyen también cócteles de trago largo.

La idea de sus propietarios es ir variando la carta una vez al año, más o menos, pero siempre respetando el espíritu del circo que da origen al local y a todo lo que se mueve en esos metros cuadrados. De hecho, por ahora, el rey de la pista, y de la barra, es el cóctel ‘La trapecista’ uno de los más demandados por los clientes y que lleva ginebra, sirope de albaricoque salado, limón y ‘ciliegia’. 

“Es un cóctel que representa el volumen y el dinamismo que tiene un espectáculo circense y que pega mucho con San Mateo Circus”, advierte el director del proyecto.

A la hora de marcar los tiempos del local, sus dueños juegan mucho con la ubicación que han elegido para la coctelería puesto que la afluencia de turistas y nacionales en la zona se produce casi de forma constante. 

Leer el artículo completo en la revista