Las empresas aseguran que el sector Horeca apuesta, sobre todo, por la eficiencia energética a la hora de elegir la climatización de los espacios, por ecología y por ahorro en la factura de la luz

Las terrazas climatizadas en invierno son ya casi una obligación para todos los bares, cafeterías y restaurantes que pueden montarlas si no quieren quedarse atrás en su competencia con otros locales. Las nuevas tecnologías permiten que incluso en los lugares más fríos se pueda estar muy calentito tomando un café o un vino en mitad de una calle o de una plaza.

Sin embargo, una vez asumida la instalación de esta climatización invernal, una de las principales peticiones de los profesionales del sector es la eficiencia energética de los aparatos, por dos razones básicas: tener negocios cada vez más ecológicos y, sobre todo, rebajar la factura de la luz lo máximo posible.

“Los profesionales de Horeca piden sistemas de climatización capaces de ajustar el consumo a la demanda, adaptándose a las diferentes tipologías, las temporadas de uso y la ocupación de los locales para reducir costes y maximizar el ahorro. Además, este tipo de sistemas permiten obtener certificaciones ambientales cada vez más prestigiosas y demandadas por este sector”, aseguran desde la empresa Eurofred.

Esta obsesión por el calor “verde” está abriendo nuevas variantes en el mercado como las estufas de biocombustible que se implementan ya incluso como la alternativa más ecológica frente a las de halógenos. “En países como Francia, por ejemplo, están prohibidas las estufas halógenas por el derroche de energía que producen y apuestan directamente por las biochimeneas que respetan el Medio Ambiente y tienen un gran poder calorífico”, explican en Climacity, una de las firmas que tiene en su catálogo este tipo de climatización.

Y eso que, según reconoce esta compañía, todavía hay una demanda muy fuerte de las estufas halógenas, “tanto de suelo como de pared”, pero cada vez más profesionales eligen las “de biocombustible que cuentan con un diseño muy innovador”.

Entre las leyes cada vez más estrictas con el derroche energético y la subida del precio de la luz, muchos profesionales de la hostelería han optado últimamente por renovar sus aparatos de climatización como una inversión: “Como ya hemos dicho, la eficiencia energética es muy valorada por los clientes. Invertir en una climatización eficiente no es considerado ya como un gasto sino más bien como un ahorro energético y, en consecuencia, económico”, aseguran desde Morgui Clima.

Concretamente esta compañía advierte de que la principal característica de los aparatos destinados al sector Horeca es que tengan en cuenta “dos de los aspectos fundamentales de los equipos: el control del rendimiento energético y las constantes y los parámetros del aire (CO², HR, Cº, etc.)”.

Pero no todo iba a ser sostenibilidad. Asumida la característica de la eficiencia, Eurofred adelanta que en función de qué tipo de negocios se trate hay que pensar en otros factores importantes a la hora de diseñar, y elegir, la climatización del espacio. “Los niveles de confort que se han de alcanzar en los hoteles para garantizar el correcto descanso de los usuarios y el tiempo de uso de los mismos es superior obviamente al de los bares y restaurantes y, por tanto, la exigencia y los niveles tecnológicos en los hoteles tendrán que ser superiores”.

Los hosteleros y restauradores también valoran la mejora que están introduciendo las nuevas tecnologías que han cambiado la forma de climatizar los espacios abiertos. “Estos últimos años han estado marcados por la implementación y consolidación de las nuevas tecnologías y sobre todo por la automatización, un factor que resulta clave para un potente desarrollo del sector”, reconoce Morgui Clima. Esta automatización no sólo permite mantener el clima que se busca en cada espacio sino que evita que el responsable del local esté todo el tiempo encima de subir o bajar la temperatura.

Eso sí, toda esta innovación no ha ‘conseguido’ olvidarse de un aspecto decisivo: el diseño. “Las terrazas cada vez más cuidan en mayor medida el diseño por lo que los equipos deben integrarse y estar a la altura de donde se integran”, explican desde Primetech e insisten en que la estética ha entrado de golpe entre los elementos cada vez más sofisticados y de mayor nivel.

Leer el artículo completo en la revista