Situado en pleno corazón de Barcelona, concretamente en el barrio del Eixample, se erige Mary Boone The Fine Art of Cocktails, un local que une la creatividad de cada detalle decorativo, el artista y su público, la música como banda sonora de vivencias y la alta coctelería que sorprende y enamora. En una época en la que salir se antoja como un pilar para presumir de vida social, y en la que cada vez más la gente busca la diferencia, la exclusividad y el buen gusto, no es de extrañar que este lugar se haya convertido en un imprescindible de la Ciudad Condal, un espacio con un carácter vibrante que hace disfrutar a todo el que por allí transita y divierte a sus asistentes con una oferta distinta a la que ya existe.
Sus ideólogos, Alex Baeza y Norbert Frei, explican cómo dieron vida a esta espectacular idea: “Mary Boone es una aventura para nosotros porque hasta ahora no teníamos experiencia en el sector, ya que somos interioristas del estudio Recdi8. La idea de abrir Mary Boone surgió porque un cliente nuestro, después de acabar muy satisfecho con la decoración que habíamos llevado a cabo en su casa, nos propuso abrir junto a él un bar. Estuvimos perfilando el concepto durante un año y por fin en diciembre de 2013 el local abrió sus puertas”.
Como si se tratase del apartamento de una artista neoyorkina, este local homenajea con su nombre a la reconocida galerista del mítico barrio de Chelsea, Mary Boone.
Norbert Frei explica los conceptos básicos en los que se inspira la razón de ser de este local: “Teníamos muy claros los pilares en los que queríamos construir nuestro bar: ‘Cocktails’ creativos y clásicos de alta calidad, música ‘deep house’, arte y diseño, y que estuviese dirigido a un público local- los turistas son bienvenidos pero no nos dedicamos a captar clientela de este tipo-, que sea un ambiente creativo, y que sea un bar ‘hetero’ pero también ‘gayfriendly’. Buscamos un público abierto, divertido y extrovertido, que haga de nuestro local un lugar divertido en el que se conoce a gente interesante”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista