Ya llega el buen tiempo y con él la proliferación de terrazas y más terrazas que invitan a sentarse y a disfrutar de los primeros rayos de sol calientes del año. Una costumbre que según apuntan algunas empresas fabricantes de mobiliario está ampliándose y, cada vez más, estos espacios nos acompañan durante todo del año y no sólo en verano. Es la opinión, por ejemplo, que expresan desde Gandía Blasco “valoramos positivamente esta tendencia, ya que llevamos años comunicando el valor de disfrutar de los espacios de exterior no sólo en primavera o en verano. Por eso, nuestros complementos y espacios de exterior acondicionan las terrazas en invierno sin importar que haga frío o calor. Los acabados, texturas y cojines disponibles también dan ese toque cálido o fresco que necesitas sentir los 365 días del año”. Desde Greendesign también aseguran que “el ocio ha salido al exterior y en el contexto económico actual, las zonas exteriores bien acondicionadas suponen la gran oportunidad de generar negocio. Un negocio que no debe interrumpirse ningún mes del año. Además, para rentabilizar a corto/medio plazo la inversión en mobiliario, éste tiene que ser versátil y utilizarse tanto en invierno como en verano. No es necesario cambiar de mobiliario ni de instalaciones aunque cambiemos de estación”.
Esta prolongación del tiempo de aprovechamiento de las terrazas y el deseo por ofrecer, por parte de los hosteleros, al cliente un espacio cada vez mejor donde despejarse y disfrutar del aire libre, han hecho que el profesional de Horeca sea más exigente. Desde Portobellostreet aseguran que el profesional demanda “un mobiliario exterior que sea resistente y esté pensado y diseñado para resistir a la intemperie. Además de valorar otras cualidades como la estética y la calidad”. Desde Greendesign opinan que “hace años el mobiliario exterior era muy semejante en todos los locales de restauración. Se basaba en una mesa cuadrada y sillas de metal o de PVC. Ahora no, en estos momentos el mobiliario que se utiliza para las zonas de exteriores es el escaparate de lo que el cliente espera encontrar en el interior. No podemos descuidar el exterior, tiene que ir acorde con el interior del local. El profesional además exige calidad, rentabilidad, practicidad, exclusividad y el mínimo mantenimiento”. Por su parte, desde Gandía Blasco afirman que “los hosteleros han mostrado un mayor interés en líneas de muebles apilables, resistentes al exterior, de fácil mantenimiento, y que tengan un diseño que se integre con elegancia en la arquitectura del entorno”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista