Para celebrar el Día Internacional del Café, Le Meridien Barcelona Hotel unió el café con el diseño como elementos artísticos de nuestra cotidianidad. La diseñadora Vega Hernando mostró cómo se hacen sus estampados y Damiano Curro, el ‘master barista’ del hotel, preparó los cócteles ‘Hazelnuts Mocha Café’ y ‘Coffee Lover’, con café illy

En el marco de las celebraciones del Día Internacional del Café, el hotel Le Meridien Barcelona se propuso unir el café con el diseño, siendo ambos elementos artísticos de nuestro día a día.

Para ello contaron con la colaboración de la diseñadora Vega Hernando, que mostró cómo se hacen sus “patterns” o estampados, siempre compuestos por ingredientes alimenticios combinados con mucho color. La misma invitación al evento tenía como fondo un estampado creado en exclusiva con café illy, anís estrellado y corteza de naranja.

Vega Hernando forma parte del proyecto de reforma #theunexpectedbcn de las nuevas habitaciones, siendo una de las artistas que aparecen en uno de los vídeos que presentan las nuevas ‘Premium Deluxe + Corner Suites’ y todos sus elementos de diseño. Cada piso tiene como referencia uno de los barrios de Barcelona, siendo Vega habitante del Raval.

Durante el evento, se pudo probar el ‘Hazelnuts Mocha Café’, preparado por Damiano Curro, que se podrá degustar en el Longitude Bar todos los días hasta las 16.00 h. El ‘master barista’ del hotel creó un fondo en la taza con 0,15 cl de chocolate amargo, puso 0,15 cl de licor de avellana y, a continuación, añadió un ‘espresso’ illy con mucha delicadeza, sin romper las capas de color creadas anteriormente. Por último agregó una capa de crema de leche y decoró la superficie con avellanas tostadas.

En los meses de frío, en Le Pop Cocktail Bar, también estará disponible el cóctel ‘Coffee Lover’, elaborado con 50 ml de ron blanco, 10 ml de Fernet Branca, 25 ml de licor de chocolate, 20 ml de sirope simple, 25 ml de ‘espresso’ illy preparado con antelación para que se enfríe, 20 ml de Aquafaba y cubitos de hielo. Agitar los ingredientes en una coctelera bien fría y, una vez en la copa (sin hielo), decorar con cacao en polvo y menta.

Leer el artículo completo en la revista