Bajo la nueva marca W.K. Kellogg se comercializan cereales de desayuno biológicos, Super Food y sin azúcares añadidos. Las seis variedades de la gama no contienen aceite de palma, ni colorantes, ni aromas artificiales, son ricos en fibra, fuente natural de magnesio y tienen un bajo contenido en sal

La nueva marca de cereales W.K. Kellogg, llamada así como homenaje al fundador de Kellogg Company, nace para ofrecer cereales de desayuno a los consumidores que cada vez más buscan en los lineales de los supermercados alimentos de origen vegetal con el poder de la naturaleza, ricos en nutrientes y sin renunciar al sabor.

Esta nueva serie de cereales de desayuno de Kellogg es única dentro del canal de la gran distribución e incluye seis variedades de cereales bajo la marca W.K. Kellogg, todos sin aceite de palma, ni colorantes, ni aromas artificiales, ricos en fibra, con un bajo contenido en sal y fuente natural de magnesio. Cinco de las seis variedades son aptas para veganos.

Las variedades W.K. Kellogg Super Food incluyen crujientes granolas con cereales integrales de granos ancestrales como la avena, la espelta, la cebada y el centeno, mezclados con semillas de chía, de calabaza o arándanos rojos. Son fuente natural de fósforo y magnesio y se presentan en dos variedades: granolas de espelta y arándanos rojos y granolas de semillas de calabaza y chía.

Otras dos de las variedades de granolas son Sin Azúcar añadido, lo que significa que no se ha agregado azúcar ni otros edulcorantes artificiales, ya que el sabor dulce lo aporta la fruta. Las granolas sin azúcar añadido están disponibles en dos variedades: granolas con frutos secos y granolas con albaricoque y semillas.

Los productos Bio de la gama W.K. Kellogg están hechos a base de trigo integral orgánico, lo que signifi ca que sus ingredientes provienen de la agricultura biológica, cultivados sin utilizar sustancias químicas de síntesis y respetando su ritmo de crecimiento. Se trata de una pequeña selección de ingredientes presentados en dos variedades, una original y otra de chocolate.

El lanzamiento de esta nueva gama es un hito importante para la estrategia de Kellogg que entra en el mercado de productos biológicos y Super Food, una categoría en fuerte crecimiento en España.

También conscientes del carácter social que cada vez más está presente en las marcas y siguiendo los valores del fundador de la compañía, por cada paquete de cereales W.K. Kellogg vendido en 2018, Kellogg hará una donación de 0,10 a proyectos que promueven la agricultura sostenible y proporcionan desayunos a personas necesitadas.

 

Leer el artículo completo en la revista