De vivir, seguro que caras tan reconocibles del cine negro como Robert Mitchum, Jane Greer, Orson Welles, Rita Hayworth o Burt Lancaster estarían encantados de visitar, rodar, actuar, o tomar simplemente una elegante copa en el Glacé Cocktail Club. Este local, que abrió sus puertas en Córdoba en diciembre de 2010, se inspira en la elegancia que emana del cine negro. José Ropero López, uno de los miembros del núcleo familiar que ha dado vida a este establecimiento, y ‘bartender’ del mismo, lo explica con estas palabras “intentamos definirlo con una idea que abarca desde los años 20 y la ley seca, a los años 50, donde la gente brindaba con copas de cristal fino en un ambiente distendido, y a veces dislocado. Nuestro concepto proviene de nuestro otro local, que inauguramos en 2003, Glace Lounge Bar, pero quisimos diferenciarnos de éste, el cual está inspirado en el minimalismo de los 70. El nexo en común entre ambos sigue siendo, una materia prima de primera, una relación calidad precio consecuente y una correcta atención y servicio con el cliente, representando así el afable carácter sureño ya que somos 100% andaluces, cordobeses y malagueños”.
Glacé Cocktail Club, cuyo nombre proviene del francés y recoge la esencia del trabajo en que se basa la coctelería, “es una apuesta por ofrecer la dimensión más personal de la coctelería al público de la ciudad y al visitante”, según afirma Ropero.
En la actualidad, además de ser un local íntimo y acogedor “donde poder disfrutar de un café, un vino, un vermú, una cerveza bien fría, o una copa de cava o ‘champagne’-como indica José-, los clientes también tienen a su disposición una carta, que recoge 60 recetas de composición clásica de ABE (Asociación de Barman Españoles). Además, “próximamente esperamos poder presentar la nueva carta con 72 recetas, donde se ofrecerán propuestas clásicas, guiños moleculares y nuevas tendencias, jugando con las temporadas estacionales y con vinos de nuestra tierra y denominaciones”, añade Ropero.

 

 

Leer el artículo completo en la revista