vinos-catalunya

Procedentes de una de las regiones vinícolas más apreciadas del mundo, los Vinos de Cataluña, diferentes según su denominación, se hacen fuertes en su territorio y hasta ahora experimentan un ligero incremento de ventas en el resto de España, todavía con la DO Penedès como principal baza aunque con una presencia creciente de la DO Catalunya

Motor y faro de la viticultura española, Cataluña tiene en los griegos a sus primeros productores, allí donde ahora se ampara la DO Empordà; luego los romanos divulgaron el vino de Alella y ya en el siglo XIX fue modelo de una floreciente industria que hizo suya la segunda fermentación en botella para la elaboración del cava. Así, hasta que con la década de los años setenta se dio paso a la penúltima revolución técnica con la que se ha seguido dinamizando una de las regiones vitivinícolas más ejemplares que se conocen, marcada sin duda por las distintas idiosincrasias climáticas de cada denominación. Bajo el nombre común de Vinos de Cataluña, factor determinante para la venta exterior, se producen vinos de once denominaciones, ordenadas aquí por superficie: Penedès, Terra Alta, Cataluña, Tarragona, Conca de Barberà, Costers del Segre, Empordà, Montsant, Priorat, Alella y Pla de Bages.

La utilización de la uva Tempranillo, autóctona como Ull de Llebre, la apertura a otras francesas, como las primeras Cabernet españolas o los primeros ‘cuvées’ extraídos de uvas bordalesas, la elaboración de Chardonnays de calidad y la recuperación de variedades autóctonas casi extintas han convivido con un interés creciente por el cultivo ecológico, en el que las bodegas de Cataluña son pioneras, y con la persistencia de los vinos más arcaicos, con preminencia de la Garnacha, vinos de gran maduración y dulces generosos.

Leer el artículo completo en la revista