El agitado ritmo de vida actual nos obliga a buscar soluciones para ahorrar tiempo al realizar nuestras tareas cotidianas, pero lo que también es cierto es que estas soluciones no tienen que ser malas para nuestro organismo. En el caso de los vegetales congelados, son un producto consolidado en nuestra dieta diaria que nos hace la vida más fácil, respecto al cual ya no tenemos reparos para consumirlo en cualquier ocasión por su gran valor nutritivo. Estos productos no sólo proporcionan ventajas al consumidor, sino también a los profesionales del canal Horeca como veremos más adelante. Antes que nada vamos a comparar algunos datos para conocer cual es la situación actual de estos productos en el mercado. Según Nielsen, en lo que se refiere al canal de Alimentación “la categoría básica congelada atraviesa un periodo general de caída en sus cifras. Con los últimos datos anuales, correspondientes a mediados de junio de 2014 la facturación ha alcanzado una cifra algo superior a los 160 millones de euros, lo que implica un ligero descenso del -3,9% en comparación con el mismo periodo del año anterior.
Respecto al volumen de ventas ocurre algo similar, ya que durante el mismo periodo contabilizado se registró una caída del 3,6% respecto al mismo periodo de 2013, lo que supone alrededor de 93 millones de kilogramos.
Dentro del mercado de verdura básica congelada, ahora mismo existen dos segmentos: Comodities y Especialidades. El primero es el segmento más importante, ya que conforma el 84% de las ventas totales de verdura básica. Ambos caen en volumen de ventas este último año móvil (Comodities -2,8% y Especialidades -18.1%).
Los productos más vendidos del segmento Comodities son la ensaladilla y los guisantes, sumando entre los dos más del 58% del volumen. Los productos más vendidos del segmento Especialidades son los condimentos, el haba y la alcachofa”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista