Un Verdejo, con Denominación de Origen Rueda, que pretende convertirse en el favorito de un público joven, reivindicando los valores de la “generación del milenio”, la más familiarizada con las comunicaciones y las tecnologías digitales

CRÍA CUERVOS es una nueva marca de vino que responde a los gustos y exigencias de las nuevas generaciones, que buscan emociones que trasciendan más allá de la copa.

Conectar directamente con el consumidor y ser partícipe del disfrute de cada segundo de la vida es el objetivo principal de este vino creado por y para el consumidor más joven, de 20 a 45 años.

“CRÍA CUERVOS no es un vino. Es un símbolo creado para todos aquellos que quieran apagar por unos segundos el ruido del mundo y disfrutar del presente. Del aquí y el ahora”, explica Javier Muñoz Lazaga, una de las cuatro cabezas pensantes de este proyecto, junto con Adrián Martín, David Martín y Sandro Ávila, que cuentan con un embajador de excepción, el futbolista del Sassuolo de Italia Pedro Obiang. “Creamos este vino para esos apasionados de la vida que no temen romper tabúes. Es un vino para rebeldes como nosotros, que no vivimos la vida atados a ningún código o manual de instrucciones. Vivimos haciendo camino y saboreando cada paso”, señala Muñoz Lazaga.

Se trata de un vino blanco, Verdejo, de gama alta, con Denominación de Origen Rueda,  elaborado en una bodega familiar de La Seca con más de un siglo de tradición a sus espaldas, que cuenta con algunos de los viñedos más viejos de la zona. Un vino blanco de elaboración ecológica, fresco y elegante, que reclama la autenticidad de la uva Verdejo con aromas que recuerdan al pomelo dulce y la piña, con ligeras notas de anís e hinojo, y que en boca se muestra seco y a la vez refrescante gracias a la acidez justa. Un vino perfecto para beber a cualquier hora y en cualquier lugar.

Una marca nativa digital disponible sólo a través de e-commerce, en la web: www.vinoscriacuervos.com.

Leer el artículo completo en la revista